Visto para sentencia el juicio contra el menor que propinó la paliza mortal a Eli en Valladolid

El centro comercial en cuyas inmediaciones tuvieron lugar los hechos. /G. V.
El centro comercial en cuyas inmediaciones tuvieron lugar los hechos. / G. V.

El fiscal mantiene la acusación de asesinato y robo con violencia por el que pide cinco años de internamiento terapéutico

M. J. Pascual
M. J. PASCUAL

El Juzgado de Menores ha dejado visto para sentencia el juicio por la muerte de Eli, un transexual que recibió una paliza en el entorno de Vallsur y falleció como consecuencia de la misma. El menor, autor confeso de la agresión mortal, que tenía 15 años cuando ocurrieron los hechos, se enfrenta a una pena de cinco años de internamiento terapéutico por asesinato y robo con violencia. El fiscal mantuvo la petición durante la vista oral, que se celebró a puerta cerrada, toda vez que el autor es menor de edad. También la acusación particular solicitó una pena similar para el chico. Su abogado defensor no discutió la autoría, toda vez que existe un vídeo en el que se ve la agresión, aunque se alega que nunca hubo intención de matar y solo se reconoce el delito de lesiones.

Noticias relacionadas

Los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 12 de agosto de 2018 en las inmediaciones del centro comercial, cuyo vigilante se encontró con la víctima, de 59 años, tendida sobre el suelo ante la puerta principal (hacia el Paseo de Zorrilla). Estaba inconsciente y presentaba signos evidentes de haber recibido una paliza. El autor, además, se había llevado su móvil.

Eli, como era conocida la víctima, fue evacuada aquella madrugada en estado muy grave al Hospital Río Hortega y allí permaneció ingresada hasta que perdió la vida en torno a las siete de la tarde. Tras prestar declaración en las dependencias policiales, donde permaneció desde que en la tarde del domingo –y acompañado de su madre– se entregara como presunto autor de los hechos, el joven pasó a disposición de la Fiscalía de Menores, que decretó de forma cautelar su ingreso en el centro de menores Zambrana. Nunca se sabrá el motivo de la brutal paliza que propinó a Eli y que le ocasionó heridas de extrema gravedad por las que tuvo que ser ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Río Hortega, donde falleció. El joven huyó con el bolso de la víctima, aunque posteriormente, cuando se personó en la comisaría, entregó algunos de los objetos que había sustraído, entre ellos el teléfono móvil.

Las grabaciones recogidas por las cámaras de vigilancia del centro comercial Vallsur, en cuyo entorno tuvieron lugar los delitos, hicieron pensar a la Policía, en un primer momento, en que la paliza tuvo un desencadenante sexual, aunque no se ha podido aclarar este extremo. Al parecer, hasta ese día agresor y víctima no se conocían. En las imágenes se puede apreciar cómo ambos se cruzan por la calle, se van juntos, mantienen relaciones y después, repentinamente y sin motivo aparente, el más joven la emprende a golpes con la víctima «con una gran violencia».