La Policía descarta delito de odio en la brutal paliza ocurrida junto a Vallsur

Instalaciones del centro de menores Zambrana, donde ayer ingresó el presunto autor de la paliza. /A. Quintero
Instalaciones del centro de menores Zambrana, donde ayer ingresó el presunto autor de la paliza. / A. Quintero

La Fiscalía de Menores ordenó ayer el ingreso en el centro Zambrana del presunto autor de la brutal paliza, un joven de 15 años

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

La brutal paliza que presuntamente un joven de 15 años propinó en la madrugada del domingo a una persona travestida en el entorno del centro comercial Vallsur no estuvo vinculada con una actitud o reacción homófoba, según la propia declaración prestada ayer en dependencias policiales por parte del presunto autor. La investigación a cargo de la Policía Nacional de Valladolid da validez así al interrogatorio al que ayer sometieron al presunto agresor para descartar el odio por identidad de género como el origen del homicidio en grado de tentativa y el posterior robo con violencia que se le atribuyen al joven de 15 años, sin que, dada su condición de menor de edad, trascendiera el resto de datos que declaró sobre lo ocurrido en la madrugada del domingo.

Más información

Fue Fundación Triángulo quien el pasado lunes consideró que podría tratarse de una agresión en relación con la identidad de género de la víctima, por lo que solicitó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que se calificara como delito de odio si se confirmaba la vinculación del mismo con una actitud homófoba –los colectivos LGTB abogan por hablar de una persona transexual, aunque la Policía solo confirma que era un hombre vestido de mujer–.

Tras prestar declaración en las dependencias policiales, donde permanecía desde que en la tarde del domingo –y acompañado de su madre– se entregara como presunto autor de los hechos, el joven de 15 años pasó a disposición de la Fiscalía de Menores, que al filo del mediodía decretaba de forma cautelar su ingreso en el centro de menores Zambrana, acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa y de robo con violencia por los que deberá ser juzgado próximamente a cargo del Juzgado de Menores. Del primero de los delitos se le acusa tras la brutal paliza que presuntamente propinó a una persona travestida de 59 años –al parecer, muy conocida en Valladolid, aunque fuentes policiales abogan por preservar su identidad–, y que le ocasionó heridas de extrema gravedad por las que tuvo que ser ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Río Hortega, cuyo pronóstico ayer seguía siendo grave. Y en el segundo caso, el delito de robo con violencia, al huir con el bolso de la víctima, aunque posteriormente, cuando se personó en la comisaría, entregó algunos de los objetos que había sustraido, entre ellos un teléfono móvil.

La Policía Nacional mantiene así abiertas varias hipótesis, entre ellas, la del origen sexual a tenor de las grabaciones recogidas por las cámaras de vigilancia del centro comercial Vallsur, en cuyo entorno tuvieron lugar los delitos. Ahora bien, según especificaron ayer fuentes oficiales de la Policía, no hay constancia de que se registrara denuncia alguna por agresión sexual, por lo que será necesario esperar a que se recupere la víctima para poder tomarle declaración y conocer su versión de los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos