El pleito del diablillo retrasa la ordenanza de protección del Acueducto de Segovia

Dos mujeres se hacen un 'selfie' con el diablillo de la cuesta de San Juan en Segovia. /Antonio Tanarro
Dos mujeres se hacen un 'selfie' con el diablillo de la cuesta de San Juan en Segovia. / Antonio Tanarro

La edil de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos, precisa que solo quedan cuestiones de «formas administrativas»

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

La concejala de Patrimonio Histórico, Turismo y Urbanismo, Claudia de Santos, ya no se atreve a dar una fecha para el pleno en cuyo orden del día irá la aprobación o no de la ordenanza de protección del entorno del Acueducto. El retraso acumulado de varios meses, sobre todo después de contar con un documento que concitó bastante consenso por parte del resto de grupos políticos en la oposición de la corporación municipal, tiene un motivo.

El litigio del diablillo de la cuesta de San Juan y toda la polémica que arrastró (y arrastra) son algunas de las causas que más han lastrado administrativamente la tramitación de la ordenanza, según reconoce la propia concejala, quien confirma que la Asociación San Miguel y San Frutos, contraria a la instalación de la estatuilla realizada por José Antonio Abella, mantiene su intención de judicializar el asunto.

Más información

En este sentido, Claudia de Santos apunta el recurso presentado contra la decisión del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de rechazar la suspensión cautelar del acuerdo alcanzado por la junta de gobierno local en el que se daba luz verde a la donación del artista y la posterior instalación.

Hace diez meses, el equipo de gobierno socialista trasladó el borrador de la ordenanza al resto de fuerzas con representación en el Ayuntamiento para pactar los detalles en aras de conseguir el máximo acuerdo posible en un tema tan sensible como es la protección del santo y seña de la ciudad frente a comportamientos incívicos y otras amenazas, como la celebración de grandes eventos musicales o deportivos en los aledaños del bien.

Una regulación «pionera»

«Queda trabajo administrativo puro y duro», pone de manifiesto la concejala. Esos flecos por cortar «son cuestiones de forma». De Santos hace hincapié en que «queremos ser absolutamente escrupulosos» tanto en lo que respecto al fondo y contenido como en lo que atañe a las formas de la ordenanza que servirá para regular la protección del Acueducto de Segovia.

No en vano, esta normativa municipal aspira a ser «pionera para muchos otros espacios y monumentos», como por ejemplo el Teatro Romano de Mérida, tal y como ha citado la representante municipal.