El juez estima que la figura del diablillo es un «elemento cultural» segoviano

Asi quiedará la escultura del diablillo, según el fotomontaje difundido por el Ayuntamiento./El Norte
Asi quiedará la escultura del diablillo, según el fotomontaje difundido por el Ayuntamiento. / El Norte

El magistrado acepta la instalacion porque la escultura sería fácil de desmontar en caso de una sentencia contraria

Carlos Álvaro
CARLOS ÁLVAROSegovia

El juez del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº1 de Segovia, que ha rechazado la suspensión cautelar de la colocación de la estatua en bronce del diablillo solicitada por la asociación San Miguel y San Frutos, considera que la connotación del diablo, además de una figura en el ámbito religioso, «forma parte de una leyenda sobre la construcción de un emblema de la ciudad», el Acueducto romano, y es un «elemento cultural» perteneciente al «acervo segoviano». El magistrado admite en su resolución que el interés de la parte demandante es el «sentimiento negativo» de una parte de la población, por la exposición pública de una escultura del diablo, pero este sentimiento «no puede impedir la ejecución de los actos administrativos, dado que el estado de opinión, o los sentimientos que puedan provocar los actos administrativos, tiene un evidente componente subjetivo».

Esta decisión sobre la suspensión cautelar, que implica aceptar la instalación de la estatua, regirá en tanto se resuelva la denuncia planteada contra el acuerdo de la junta de gobierno local, de 24 de octubre de 2018, de aceptar la donación realizada por el escultor José Antonio Abella, autor de la imagen. En este sentido, una hipotética sentencia estimatoria de la pretensión de la parte demandante sería «fácilmente ejecutable», pues solo conllevaría «desmontar la estructura que servirá de soporte a la escultura, y esta misma», según el juez.

El procedimiento continúa, pues, sobre el fondo del asunto, que no es otro que la nulidad que se pretende del citado acuerdo. Contra esta decisión cabe que la parte actora interponga recurso de apelación. Los denunciantes, enemigos del diablillo, pertenecen en su mayoría a la asociación católica San Miguel y San Frutos, constituida, precisamente, para luchar contra la colocación de la escultura, pues, según ellos, atenta contra los sentimientos religiosos de los católicos.

Rechazo

La presidenta de la asociación, Marta Jerez, recuerda que la estatua denominada 'Segodevs' les produce «rechazo» desde el punto de vista «religioso y estético», pues «implica ensalzar una imagen del diablo» contraria «a nuestras convicciones religiosas». Los detractores alegan las manifestaciones contrarias publicadas en los medios, la «falta de diálogo» del Ayuntamiento, la «falta de participación ciudadana» y la «falta de respeto» al patrimonio cultural inmaterial (según ellos, se traiciona el sentido de la leyenda del Acueducto), entre otras cosas. Jerez lamenta que la Alcaldía no les haya comunicado que se estaba tramitando la suspensión cautelar, «antes de que el juzgado dictara resolución y que descalificara nuestros argumentos», y acusa al autor de la estatua de distorsionar su mensaje y sus opiniones.