La Junta investiga quejas del alumnado por «falta de humanidad» del instituto Peñalara

El consejero de Educación de la Junta, Fernando Rey. /A. Quintero
El consejero de Educación de la Junta, Fernando Rey. / A. Quintero

Educación abre un informe reservado por si hubo mala gestión de la agresión sexual a cuatro escolares

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, matizó de palabra –y también de obra– la actuación hasta ahora de la Administración regional en el caso de los supuestos ataques sexuales sufridos por cuatro alumnas del instituto Peñalara de La Granja. El titular autonómico confirmó que se ha abierto «un informe reservado» con el objetivo de dilucidar si el tratamiento llevado a cabo por el centro docente ha sido el adecuado. Sobre todo, cuando a oídos de Rey han llegado las críticas y quejas de padres y estudiantes de la comunidad educativa del instituto. El propio consejero ha hablado con familiares de alguna de las chicas víctimas de la supuesta agresión, pero todavía no ha recabado la versión de la dirección.

Más información

Rey es conocedor, pues, del «malestar» que hay en los padres y el alumnado por las formas empleadas por la Junta y el instituto Peñalara a la hora de tratar el suceso ocurrido el pasado 27 de marzo en la habitación de un hotel de Lisboa, durante el viaje de fin de curso de los alumnos. La gota que ha colmado el vaso del enfado ha sido la reunión convocada por los responsables del centro educativo granjeño el pasado día 2. El consejero desvela que hay en marcha una investigación para saber a ciencia cierta lo que se habló en dicho encuentro entre equipo directivo y estudiantes y cómo fueron las maneras y los argumentos esgrimidos.

De momento, la Administración regional ya sabe de primera mano el sentir y la opinión de los alumnos del instituto Peñalara, que cierran filas en torno a las jóvenes de 15 años que supuestamente padecieron la agresión sexual en Portugal. El consejero se atiene a los hechos que se conocen. Hay tres detenidos en dependencias policiales de Portugal y existe la denuncia del padre de unas de las estudiantes.

A mayores, el alumnado emitió ayer una carta en la que deja patente su queja y la reprobación a la dirección del centro por «la falta de profesionalidad, de humanidad y empatía» demostradas hasta ahora. A la conmoción por los hechos denunciados por el padre de una las menores se suma la indignación por el tratamiento recibido ya de regreso a casa tras el trance de Portugal. El alumnado está soliviantado por la reacción de la dirección y de responsables de la Junta al calificar de «incidente» lo sucedido en el viaje.

Pesquisas policiales

Según relatan en la misiva, la dirección ha demostrado «falta de sensibilidad, humanidad y de sentido común» al «culpar a las víctimas de manera pública por lo ocurrido». Hay que recordar las explicaciones que facilitó el vicepresidente de la Junta y portavoz del Gobierno regional, José Antonio de Santiago-Juárez, este pasado jueves, cuando detalló en una comparecencia ante los medios de comunicación que las alumnas segovianas habían conocido a sus supuestos agresores en una discoteca y que luego los chicos, que eran ajenos al viaje, se las arreglaron para entrar en el hotel.

«De alguna manera burlaron la vigilancia, que tampoco es tan complicado, y entraron en el hotel –en el que estaban alojados los estudiantes– y estuvieron en el cuarto siguiendo la fiesta o lo que fuese», añadió De Santiago-Juárez.

Estas palabras han sentado fatal en el seno de las familias y entre el propio alumnado del Peñalara. Fueron «cuatro crías de 15 años», añadió en ese relato José Antonio de Santiago-Juárez, las que se quedaron en la habitación junto a los ahora acusados. Al ver que la situación tomaba un cariz desagradable, una de las chicas salió de la habitación y dio la voz de alerta. «Cuando ve que aquello empieza a gustarle nada o muy poco sale al pasillo y se frenó lo que nunca tenía que haber pasado», afirmó el jueves el portavoz del Gobierno regional.

La investigación por una posible agresión sexual a las cuatro menores permanece abierta en Portugal, aunque tres exámenes ginecológicos han descartado que las niñas hubieran sido violadas por los presuntos agresores. Asimismo, se confirma la detención de tres de ellos, mayores de edad, y jugadores ingleses de fútbol.

Amenaza de sanción

En la reunión del pasado martes –tal y como critican los estudiantes en la carta– también se puso sobre la mesa la posibilidad de abrir un expediente disciplinario y sancionar a las víctimas «por incumplir una norma, la cual no había sido previamente informada». Así, los escolares ponen de manifiesto que esta manera de actuar por parte del centro educativo es «para que se piense que está prohibido abrir la puerta y que las chicas de esta manera han infringido una norma».

Por lo tanto, los estudiantes firmantes creen que el comportamiento de la dirección lo que pretende es «culpabilizar» a las jóvenes y, así, «el instituto se lava las manos en su responsabilidad por la mala gestión del traumático acontecimiento». En dicha reunión, prosigue la carta, se escucharon frases «hirientes» contra las alumnas víctimas de la supuesta agresión sexual. Frases como «vosotras tenéis muy interiorizado el 'no es no', pero bien que luego abrís la puerta a las cuatro de la mañana».

La comunicación de los estudiantes concluye que en la reunión del martes «han conseguido que señalen a las víctimas como culpables, incluso en centros de Segovia, y han quebrantado su derecho a la intimidad». Apostillan que la actuación del centro ha contribuido a generar confusión y «malas interpretaciones de los hechos y todo esto provocado por la propia dirección para evadir responsabilidades con el alumnado que estaba bajo su cargo».

Críticas al centro

Por su parte, el consejero de Educación insiste en llamar a la prudencia. Fernando Rey confía en que el instituto pida disculpas si ha actuado de forma errática al gestionar el suceso, ya que las intervenciones han de ir siempre a favor de «la protección total y absoluta de las menores».

Mientras tanto, las críticas al instituto y a la Junta se reproducen. Ayer se sucedieron los apoyos a las niñas y al alumnado del centro granjeño por parte de Izquierda Unida, Confederación General del Trabajo del Sindicato de Trabajadores de Enseñanza y del colectivo Segovia Feminista, entre otras organizaciones. Todas coinciden en pedir que se depuren responsabilidades ya que consideran que las víctimas han quedado «desprotegidas» con declaraciones como las del vicepresidente regional. Asimismo, recriminan al centro docente que haya querido «reculpabilizar» a las alumnas mediante la «amenaza» de sanción.