Los ginecólogos lusos descartan violación a cuatro estudiantes segovianas, pero sigue la investigación por posible agresión sexual

Puerta de acceso al instituto Peñalara. /Antonio de Torre
Puerta de acceso al instituto Peñalara. / Antonio de Torre

Las estudiantes conocieron a los presuntos agresores, mayores de edad, en una discoteca y posteriormente estos accedieron a su habitación de hotel

El Norte
EL NORTESegovia

Aunque fue el padre de una alumna el que presentó la denuncia, son cuatro las estudiantes del instituto de Secundaria Peñalara de La Granja (Segovia) que manifestaron haber sido víctimas de agresión sexual durante un viaje de estudios a Lisboa, según ha confirmado hoy el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional, Jose Antonio de Santiago-Juárez. Según establece el protocolo portugués en este tipo de casos, las estudiantes, de 15 años, han sido sometidas a revisiones por parte de tres ginecólogos, que han descartado que hubiera violación. La policía portuguesa está inmersa en la investigación por presunta agresión sexual y, según confirmó ayer la Subdelegación del Gobierno, se han producido detenciones, al parecer tres, relacionadas con los hechos.

El suceso denunciado tuvo lugar el pasado 27 de marzo en un hotel de la capital portuguesa. Las estudiantes habían acudido, junto a otros compañeros de viaje de estudios, a una discoteca de la capital portuguesa, donde conocieron a los presuntos agresores, mayores de edad. «De alguna manera estos chicos burlaron la vigilancia, que tampoco es tan complicado, y entraron en el hotel -en el estaban alojados los estudiantes- y estuvieron en el cuarto siguiendo la fiesta o lo que fuese», ha añadido De Santiago-Juárez.

Finalmente fueron «cuatro crías de 15 años», ha señalado Jose Antonio de Santiago-Juárez, las que se quedaron en la habitación junto a los acusados. Al ver que la situación tomaba un cariz desagradable, una de las chicas salió de la habitación y dio la voz de alerta. «Cuando ve que aquello empieza a gustarle nada o muy poco sale al pasillo y se frenó lo que nunca tenía que haber pasado», afirma el portavoz del Gobierno regional, que ha insistido en que hay ser prudentes ya que se trata de niñas de 15 años.