El instituto Peñalara se defiende: «Quisimos atajar el incipiente hostigamiento a una de las víctimas»

Fachada del instituto Peñalara de La Granja, en la provincia de Segovia. /Antonio de Torre
Fachada del instituto Peñalara de La Granja, en la provincia de Segovia. / Antonio de Torre

La dirección advirtió de las consecuencias de continuar con la difusión de «comentarios vejatorios» contra las menores víctimas de un supuesto delito sexual en Portugal

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

El equipo directivo del instituto Peñalara de La Granja rechaza las «insinuaciones difamatorias» que se han vertido en los últimos días con respecto a su gestión de los supuestos abusos sexuales sufridos por cuatro de sus alumnas de Secundaria en un viaje de estudios a Portugal. Los responsables del centro rompen el silencio prudente mantenido hasta ahora y aseveran que la jefatura de estudios, «a la que se acusa de faltar a su deber de protección a las víctimas», ha actuado en este «desafortunado episodio» de la manera adecuada para «procurar el bienestar y la pronta superación» a las estudiantes.

Más información

Todas las medidas que se han ido adoptando desde que se tuvo conocimiento de los hechos se han encaminado «a preservar el anonimato y la protección de las afectadas», afirman fuentes de la dirección del instituto segoviano.

En concreto, los responsables del Peñalara hacen referencia y rebaten las acusaciones vertidas por el alumnado en relación a la reunión que se mantuvo el pasado día 2 en el centro escolar. En ella, según una carta remitida el viernes pasado por los estudiantes, se reprochaba a la dirección el haberse comportado «con falta de sensibilidad, de humanidad y de empatía» por intentar «culpabilizar en público» a las alumnas que supuestamente sufrieron el abuso sexual de unos jugadores de fútbol ingleses en la habitación del hotel donde se alojaba la expedición granjeña.

«En ningún momento se desveló la identidad de las afectadas» equipo directivo del instituto peñalara

La investigación abierta por la policía portuguesa a raíz de la denuncia interpuesta por la familia de una de las menores ha provocado la detención de tres personas en el país luso, los tres mayores de edad y ajenos al viaje del instituto.

La reunión del 2 de abril

Ahora, el centro docente quiere aclarar los propósitos de la reunión de la semana pasada ante las quejas y críticas que se han sucedido en estos días contra su forma de proceder. Así, la dirección pone de manifiesto que el encuentro se convocó «para atajar precisamente un incipiente hostigamiento a una de las víctimas». En este sentido, se citó a quienes pudieran estar implicados.

Asimismo, el instituto llama la atención sobre el hecho de que «en ningún momento se desveló la identidad de las afectadas y se limitó a advertir de las consecuencias de continuar con la difusión de los gravísimos comentarios vejatorios para ellas», asevera el comunicado emitido esta martes por el equipo directivo del Peñalara.

La dirección afirma que se ha seguido un protocolo de intervención «corrector» y que este tipo de medidas son habituales a lo largo del curso en el devenir cotidiano de cualquier centro docente. En este sentido, los responsables académicos recordaron en la reunión que «se desaprueba cualquier acto que ponga en riesgo la seguridad de los alumnos mientras están bajo su custodia».

«Lamentamos que se hayan difundido versiones distorsionadas de esta reunión», añaden fuentes de la dirección. Así pues, desmienten con rotundidad y firmeza que en el citado encuentro de hace una semana se escucharan frases como «vosotras tenéis muy interiorizado el 'no es no', pero bien que luego abrís la puerta a las cuatro de la mañana», reproducida y reprobada por el alumnado en su carta de hace unos días.

«Desaprobamos cualquier acto que ponga en riesgo la seguridad de los alumnos» equipo directivo del instituto peñalara

En respuesta a las acusaciones del alumnado que decían que en dicha reunión del día 2 la jefatura del centro aludió a que las alumnas se saltaron supuestamente una norma de la que no habían sido informados previamente, la dirección se reafirma en que cualquier entidad educativa como el instituto Peñalara «puede y debe establecer medidas que preserven la seguridad de sus alumnos menores de edad, muy especialmente en el transcurso de actividades extraescolares». Así pies, llaman a la responsabilidad de los medios de comunicación para no transmitir mensajes equívocos.

Cabe matizar que la dirección no ha hablado en ningún momento sobre los hechos y ha declinado durante varios días realizar declaraciones sobre lo ocurrido, a pesar del aluvión de críticas vertidas desde distintos ámbitos. En un primer momento, cuando se conoció la noticia de los supuestos abusos sexuales a cuatro estudiantes del instituto, fue la Consejería de Educación la que emitió un comunicado que enfadó sobremanera al alumnado, ya que en él se tildaba de «incidente escolar» los hechos acaecidos en Portugal y denunciados por el padre de unas posibles víctimas.

«Cualquier centro debe establecer medidas que preserven la seguridad de los menores de edad» equipo directivo del instituto peñalara

El instituto indica que la gestión de este espinoso asunto corresponde más al ámbito profesional y no al de la opinión pública, de ahí el silencio que ha mantenido hasta este martes. A partir de esta premisa, el centro prefiere «no contribuir a alimentar el debate con más comunicados con el fin de poder ayudar a las afectadas a la pronta superación de los hechos e intentar paliar sus consecuencias».

Por el momento, la Consejería de Educación ha abierto un informe reservado, como avanzó su titular, Fernando Rey, con el objetivo de dilucidar el contenido y el tono de lo que se habló en la reunión del día 2 de abril, ya de regreso del viaje de estudios.

El responsable regional señaló que, de confirmarse los extremos denunciados por los estudiantes en su carta, el centro tendría que pedir disculpas; aunque Rey anticipó que todo el profesorado actúa para proteger de manera mejor posible a las supuestas víctimas cuando se producen este tipo de sucesos. De hecho, la Consejería ha puesto a disposición de las menores y de las familias los resortes de ayuda psicológica que necesiten, desveló el responsable autonómico.

Las afectadas quieren cerrar «este fatídico capítulo de sus vidas»

Por otra parte, sigue en pie la convocatoria de concentración, este miércoles 10, a las 12:30, ante la Dirección Provincial de Educación de Segovia, en apoyo a las alumnas y para protestar por cómo se ha gestionado el asunto por parte del instituto granjeño y de la Junta de Castilla y León. Movimientos feministas, partidos como IU y sindicatos como CGT ya han expresado su respaldo a esta concentración. Una de las organizaciones que ha manifestado todo su apoyo a las supuestas víctimas pero que ha decidido no hacer acto de presencia en la concentración es la Brigada Violeta, movimiento feminista, anticapitalista y antifascista. Este colectivo expresa su «repulsa» frente a la manera de actuar del instituto, de la dirección provincial de Educación y ante los intentos de ocultar información o de restar importancia sobre lo sucedido en Portugal.

Este colectivo también manifiesta que «haremos todo lo que estén en nuestras manos para ofrecer la máxima tranquilidad, dentro de lo sucedido, y toda la comprensión a las chicas». Precisamente en aras del bienestar de las menores, la Brigada Violeta ha decidido no participar en la concentración del día 10. La ausencia se asienta en la propia voluntad de las perjudicadas, con las que el colectivo ha mantenido contacto, de «cerrar este fatídico capítulo de sus vidas y descansar de las presiones y el boca a boca, en muchas veces erróneo, de la ciudadanía de Segovia».