Clamor contra las autoridades educativas por el caso de abusos sexuales a alumnas de Segovia

Carteles en favor de las víctimas de supuestos abusos sexuales en Portugal exhibidos en la concentración de este miércoles en Segovia. /Antonio de Torre
Carteles en favor de las víctimas de supuestos abusos sexuales en Portugal exhibidos en la concentración de este miércoles en Segovia. / Antonio de Torre

Alrededor de un centenar de personas se concentran ante Educación para exigir la dimisión del equipo directivo del instituto Peñalara y de varios cargos regionales

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Gritos de «¡consejero dimisión!» o de «¡no es un incidente, es una agresión!» han presidido el acto de apoyo a las víctimas de supuestos abusos sexuales sufridos por cuatro alumnas de Secundaria del instituto Peñalara de La Granja en un viaje de estudios a Portugal. Alrededor de un centenar de personas han expresado su respaldo a las menores bajo la lluvia este miércoles, y han exigido depurar responsabilidades de autoridades educativas por la gestión que se ha llevado a cabo del caso.

Más información

Así, los manifestantes han reivindicado la dimisión del equipo directivo del instituto, de la directora provincial de Educación y su petición de responsabilidades alcanza incluso a la Consejería y a al portavoz de la Junta, que la semana pasada «frivolizó» al relatar los hechos ocurridos en un hotel de Lisboa y tachar a las menores de «crías de 15 años», han explicado los asistentes.

Un alumno del Peñalara ha tomado la palabra en el trascurso del acto de protesta. En su breve alocución ha agradecido el respaldo y ha arremetido contra «la mala gestión del equipo directivo, que no ha hecho sentir impotentes», en referencia a la reunión del pasado día 2. El alumnado ya se pronunció sobre dicho encuentro, en el que, a su juicio, se «culpabilizó públicamente a las víctimas». Asimismo, en una carta los estudiantes desvelaron «la amenaza» del centro con sancionar comportamientos que se saltaron una norma de la que no habían sido informados con anterioridad».

A colectivos que han impulsado la movilización de este miércoles no les consta que se hayan materializado las sanciones y, si al final se aplica, exigen que sean anuladas.

Que se deje en paz a las víctimas

Otro estudiante, en este caso del instituto María Moliner, ha leído un manifiesto en el que ha reivindicado la participación real y efectiva e los jóvenes en la vida política y social. «Parece que no es bien recibido lo que a veces decimos», ha subrayado en su intervención, en la que ha reclamado voz para que la juventud «pueda decidir sobre nuestro futuro, un futuro en el que no se culpabilice a las víctimas».

En sus palabras ha solicitado que se deje en paz a las víctimas de los supuestos abusos sexuales cometidos en el viaje de estudios a Portugal. Cabe recordar que la policía lusa investiga las posibles agresiones sexuales sufridas por las menores en un hotel por parte de unos jugadores de fútbol ingleses, mayores de edad y ajenos a la expedición del instituto.

Asimismo, en la concentración ante la Dirección Provincial de Educación de Segovia se ha pedido respeto por la intimidad de las estudiantes. Participantes y promotores de la protesta han cuestionado las medidas iniciadas por la Consejería que dirige Fernando Rey, que ha abierto un informe reservado para aclarar qué ocurrió en la reunión del día 2 en el centro granjeño. Consideran que dicha investigación es un estrategia «dilatoria» para «echar tierra encima del asunto y callarnos la boca» según ha manifestado la representante del grupo de mujeres de la Confederación General del Trabajo (CGT), Mari Luz Orta.

Mientras la carta del alumnado denunciaba «falta de sensibilidad, falta de humanidad y falta de empatía» por parte del equipo directivo del Peñalara, éste rebatía este martes tales términos y se defendía al asegurar que «en todo momento las medidas que se han adoptado se han encaminado a la protección de las alumnas».

En este sentido, los responsables del centro, que este miércoles han decidido no hacer declaraciones y remitirse al comunicado publicado en la web del instituto, esgrimen que su actuación ha pretendido «preservar el anonimato» de las víctimas, sobre todo debido al «incipiente hostigamiento» del que estaba siendo objeto una de ellas, aseguraba la dirección.

«Una sucesión de errores»

Orta piensa que desde que se hizo público el suceso de Portugal, las autoridades educativas «han cometido una sucesión de errores que empezó en el propio instituto». Así, los concentrados este miércoles reclaman a la Junta que aclare el protocolo de actuación ante este tipo hechos. La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Fedampa) Antonio Machado ha registrado sendos escritos en la Dirección Provincial de Educación y en la Consejería para pedir explicaciones sobre el procedimiento seguido.

Por último, los asistentes al acto de protesta han solicitado al centro que rectifique y pida disculpas por su manera de intervenir. «Sería una buena lección si reconocen que se han equivocado», ya que las menores a las que «han señalado y los compañeros lo están pasando muy mal». Orta ha insistido en pedir que se pongan todos los recursos posibles para prestar el apoyo necesario a las víctimas, que ya han expresado su voluntad de «cerrar este capítulo».