La hija mayor de Morchón se niega a contestar a las preguntas de las acusaciones en el caso de los ataúdes de Valladolid

Rosario Morchón, esta mañana, a la salida de los juzgados./Rodrigo Jiménez
Rosario Morchón, esta mañana, a la salida de los juzgados. / Rodrigo Jiménez

Comienzan los interrogatorios a cuatro investigados de la operación Ignis en el Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid

M. J. PASCUAL

La hija mayor de Ignacio Morchón Alonso se ha acogido a su derecho a no declarar a las preguntas de las acusaciones, que representan a tres plataformas que suman entre todas cerca de un centenar de afectados por el supuesto «cambiazo» de unos 6.000 féretros para la incineración, según sostiene la Policía en el marco de la operación Ignis.

La investigada, que se ocupa de la contabilidad del Grupo El Salvador, solo ha contestado a las cuestiones de la Fiscalía y de su abogado defensor. Rosario Morchón Vaquero ha aclarado que quien estaba al frente era su hermano Ignacio, aunque ella figurara como apoderada de la empresa, en la que su madre (ama de casa) aparece como administradora.

Rosario Morchón Vaquero es la hija mayor del fundador del emporio funerario vallisoletano, Ignacio Morchón Alonso, el único de la veintena de investigados que sigue en prisión comunicada y sin fianza desde que saltó el caso a finales del pasado mes de enero. Otros dos hijos, Ignacio, gerente de la firma, y Laura, que «ayudaba» en el tanatorio, están en libertad tras abonar sendas fianzas hipotecarias.

La jueza investiga si todos ellos han incurrido, entre otros, en delitos de estafa y blanqueo de capitales. Hoy está previsto que declaren, además, tres trabajadores del grupo de pompas fúnebres.

Más noticias relacionadas