El exempleado chantajista preparó las fotos del 'cambiazo' de los ataúdes antes de jubilarse, según la defensa de Morchón

La Policía se lleva documentación del tanatorio El Salvador dentro de la operación Ignis. /El Norte
La Policía se lleva documentación del tanatorio El Salvador dentro de la operación Ignis. / El Norte

El Juzgado de Instrucción 6 reactiva las diligencias del caso Ignis con la declaración de la hija mayor, que se ocupa de la gestión de la funeraria, y de otros tres empleados investigados

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Los letrados de la familia Morchón y del Grupo Parque El Salvador han presentado este jueves en el Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid un informe pericial en el que, sostienen, se demostraría que los servicios que pagaron los clientes y que están bajo sospecha de fraude por el supuesto cambiazo de unos 6.000 ataúdes destinados a la incineración, se realizaron de verdad y no hubo estafa. En concreto, este informe analiza las facturas del listado de personas fallecidas a las que el exempleado Justo Martín -que fue condenado en su día por chantajear al fundador del emporio funerario, pero cuya documentación sirvió de base a la Policía para poner en marcha en 2017 la operación Ignis- fotografió.

El perito, se señala desde este bufete de abogados, «ha podido detallar y presentar al juzgado todos los detalles de las facturas y documentación que acredita la verdad de los servicios» y «es la prueba de la transparencia y de normalidad en el desarrollo de la actividad de Grupo El Salvador», aseguran desde el despacho de Guillermo Ruiz Blay a través de un escrito recogido por Europa Press.

En este estudio de las facturas se habría constatado que la mayoria no supera los 600 euros, y en pocos casos superan los 1.000, «cifra esta última la que jueza instructora ha establecido como precio medio de cada ataud». Este precio, puntualizan, no sería por ataud sino por el servicio completo.

Además, se señala que el 37% de las fotografias fueron realizadas en 2013, a falta de poco más de un año para la jubilación del extrabajador, lo que, para la defensa, «sería un indicio que corroboraría la teoría de la manipulación y preparación de un escenario para la extorsión por parte del extrabajador».

Otro aspecto que se detalla del nuevo informe pericial de parte es que «se han encontrado múltiples contradicciones e inconsistencias en los textos elaborados por el extorsionador». Ponen como ejemplo de ello que existen certificados de defunción duplicados «en los que se adjudica a cuatro personas diferentes el supuesto cambio» de los ataúdes.

Este informe llega al juzgado la víspera de que la instructora del caso reactive las diligencias con las declaraciones de cuatro investigados. La primera en ser citada, para las 9:30 horas de hoy viernes, es Rosario Morchón, la hija mayor de Ignacio Morchón que se ocupa de la contabilidad de la empresa. El veterano funerario es el único de la veintena de personas investigadas en la operación Ignis que está en prisión desde enero pasado, mientras que sus hijos Ignacio y Laura han sido puestos en libertad bajo fianzas hipotecarias de 800.000 y 200.000 euros, respectivamente.

La jueza, que investiga la supuesta estafa cometida en más de 6.000 cremaciones entre 1995 y 2015 utilizando cajas de menor calidad para reutilizar las caras, al igual que los ornamentos florales, ha señalado comparecencias de investigados y testigos para casi todos los viernes desde mañana hasta mediados del mes de julio.