El hijo del dueño de la funeraria El Salvador prepara una fianza hipotecaria para salir en libertad

Tanatorio El Salvador. /Ramón Gómez
Tanatorio El Salvador. / Ramón Gómez

El fundador del grupo de pompas fúnebres urge a su sucesor para que tome el timón del negocio, resentido por el escándalo del 'cambiazo' de los ataúdes

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

Los abogados de la empresa funeraria El Salvador trabajan «intensamente» para conseguir una fianza inmobiliaria que permita salir de la cárcel a Ignacio Morchón hijo para que retome las riendas de los servicios mortuorios, que se han resentido tras saltar a finales del mes de enero pasado la operación Ignis, el escándalo del 'cambiazo' de los ataúdes en el crematorio de esta empresa de pompas fúnebres vallisoletana. Según ha informado este martes el letrado Guillermo Ruiz Blay, el fundador de la compañía ya jubilado, Ignacio Morchón, que también está en prisión por esta causa, habría solicitado a su hijo (que en principio dijo que no quería salir en libertad bajo fianza para no dejar solo a su padre en el centro penitenciario de Villanubla) que intentara salir «cuanto antes» para volver a coger el timón de El Salvador, ya que la empresa estaría 'descabezada' desde que están en la cárcel y empezaría a tener problemas.

El Grupo El Salvador continúa su actividad porque la jueza instructora del caso no ha estimado la petición de una de las acusaciones particulares para que se cerraran las instalaciones o, al menos, se fiscalizara cómo se están prestando los servicios, que se mantienen para evitar un problema de salud pública pues, dado el número de decesos diarios que se producen en la capital y la provincia, sería insostenible cerrar los tanatorios de El Salvador, ya que los de otras empresas del sector que operan en Valladolid no tienen las dimensiones suficientes, explicaron fuentes judiciales.

Asi que la defensa espera conseguir una fianza hipotecaria suficiente que satisfaga al juzgado para que Morchón hijo sea puesto en libertad, aunque indica que «no está resultando fácil porque la fianza es muy elevada, de 800.000 euros». Su hermana Laura fue puesta en libertad la noche de este lunes tras prestar una fianza hipotecaria que fue declarada suficiente el pasado jueves día 14 por el juzgado instructor que investiga el supuesto fraude en los ataúdes.

Más información

La jueza del caso Ignis había reducido la cuantía de la fianza a 200.000 euros, pero existe todavía un recurso de apelación pendiente de resolver respecto a una nueva rebaja. La defensa mantiene que lo único que procede es la libertad sin fianza, porque «un mes y medio después entrar en prisión y de un año de investigación secreta, sigue sin existir ningún indicio de su relación con los hechos investigados».

Laura Morchón ha puesto como fianza un inmueble que tiene en propiedad al 50% con una hermana.

Mientras, el fundador del grupo funerario, Ignacio Morchón, seguirá en prisión provisional comunicada y sin fianza en el centro penitenciario de Villanubla mientras duren las investigaciones por el supuesto fraude en la cremación de, al menos, 6.000 difuntos, en el periodo comprendido entre 1995 y 2015. El recurso planteado ante la Audiencia de Valladolid por su defensa solicitando la libertad provisional no prosperó.

El hijo varón, gerente de la funeraria (y denunciante en 2017 del intento de chantaje de un exempleado, tendrá que aportar la fianza de 800.000 euros que le ha impuesto la magistrada titular del Juzgado de Instrucción 6 de Valladolid, una cuantía elevada que se considera proporcionada, según la Audiencia de Valladolid, ante el alto riesgo de fuga del investigado. A Laura se le rebajó la petición inicial hasta 200.000 euros y al haber aportado la fianza hipotecaria, ha sido puesta en libertad pero con la obligación de comparecer en el juzgado el primer día de cada mes.

Los tres están siendo investigados, junto a otras 22 personas, trabajadores y extrabajadores del grupo funerario, por supuestos delitos continuados de estafa y falsedad, delito contra la hacienda pública, blanqueo y organización criminal.