El envejecimiento de la población dispara las licencias de ascensores en Valladolid

El envejecimiento de la población dispara las licencias de ascensores en Valladolid
Detalle del mapa de licencias de ascensores concedidas en los últimos años.

En tres años y medio se superan los 250 permisos, con especial incidencia en las barriadas construidas en los años sesenta y setenta

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

Piso exterior, reformado o para reformar, barrio de las Delicias, construido en 1960. A estos datos de la base de Idealista.com se les añade otro que a menudo explica el porqué del precio, más barato de lo que se esperaría: 5ª planta sin ascensor. Y es habitual porque para cuando se construyeron las barriadas de los años sesenta y setenta no era obligatorio instalar ascensor en aquellos edificios con menos de catorce metros de altura medidos desde el arranque de la escalera. Quienes ocuparon aquellos edificios entonces han cumplido años, igual que los bloques de viviendas, y eso explica que las juntas de gobierno del Ayuntamiento de Valladolid se encuentren, casi cada miércoles, con peticiones de obra para colocar un ascensor.

Barrios como Cuatro de Marzo, Delicias o Rondilla cuentan con una población bastante envejecida, según los datos del padrón a 1 de enero de 2018. Rondilla y Santa Clara -zonas estadísticas desagrupadas del Ayuntamiento de Valladolid- cuentan con 5.403 vecinos mayores de 70 años, un 25,3% de los 21.352 habitantes que residen allí. Delicias y Caamaño, que agrupan un gran número de las licencias concedidas en los últimos tres años y medio para construir ascensores, tiene 7.827 vecinos mayores de 70 años, el 18,9% de su población. Y Cuatro de Marzo, donde más obras de este estilo se han realizado en los últimos años, tiene 843 vecinos de más de 70 años, el 23,3% del total.

Las cifras dicen que ha bajado un poco el ritmo en los últimos tiempos. De las 82 licencias concedidas en el año 2016 a las 68 de 2017 y a las 36 que se han otorgado en los primeros seis meses de 2018. Son datos ofrecidos por la Concejalía de Urbanismo, aunque un repaso de las juntas de gobierno del Ayuntamiento ofrece alguna ligera diferencia al alza. En todo caso, unidas a las 39 que se han otorgado hasta el pasado 13 de junio, rondan las 250 en tres años y medio.

Más información

Hay que tener en cuenta, además, que zonas como XXV Años de Paz o 18 de Julio tuvieron su propio plan de rehabilitación integral, que incluyó la colocación de un buen número de ascensores. Entonces, por ejemplo, 71 de los 76 bloques en los que se intervino en la zona de la Rondilla -entre los años 2008 y 2014- aprovecharon el plan para instalar un elevador.

Pero aún quedan zonas en Valladolid que necesitan ponerse al día en cuestión de ascensores. En los últimos años el caso más claro ha sido el de la barriada del Cuatro de Marzo, donde se concentran gran parte de las peticiones vecinales para la instalación de ascensores. Las calles Chapí, Juan de Austria, Albéniz, Félix Antonio, Sarasate, Vives, Joaquín Rodrigo, Sorozábal... En total, 38 licencias se han concedido en esa zona desde enero de 2015, lo que supone un número casi idéntico a todas las que se han permitido en lo que va de 2018. Equivalente al 15% de las otorgadas en los últimos tres años y medio.

Otras zonas que padecieron este sistema de construcción sin ascensor fueron Delicias y Cuatro de Marzo, donde ha sido recurrente la petición de permisos para instalarlos. También se da bastante en bloques antiguos de la zona centro, mientras que las decisiones de la Junta de Gobierno municipal dejan entrever algunas curiosidades. Así, en Parquesol, donde solo ha entrado una petición de licencia en todos estos años, ha sido para reformar los 13 elevadores de unos bloques de viviendas.

También se han solicitado licencias para instalar ascensores en colegios, especialmente para cumplir con los requisitos de accesibilidad del alumnado.

45.000 pisos sin ascensor

<p>Queda mucho por hacer en Valladolid en este sentido, si se mantienen los datos que escrutó el Instituto Nacional de Estadística en el año 2011 (y que, obviamente, ya han quedado algo desfasados). Señalaba el INE que en la capital existían 45.230 viviendas sin ascensor. El mayor número de estos pisos de difícil accesibilidad se concentraba en la quinta planta. Nada menos que 14.185 viviendas sin ascensor a esas alturas, por 6.695 en la cuarta y 6.945 en la sexta. A partir de ahí bajaba, como es obvio, y aunque el INE registra unos cuantos situados en la octava y la novena plantas, lo cierto es que añade un asterisco que significa que pueden «contener errores graves de muestreo». </p><p>Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, considera la cifra «muy probable», aunque tampoco recuerda casos de pisos sin ascensor más allá de una quinta planta, como sí registra el INE.</p>

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos