Urbanismo quiere que la norma sobre ascensores sea más precisa

Manuel Saravia considera que muchas veces el permiso queda al albur de la interpretación de los técnicos

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

El primer borrador para la nueva normativa sobre la colocación de ascensores ya está más o menos definido. Queda por delante un trabajo complejo para pulirlo y acabar con las imprecisiones que hacen que algunas veces la decisión sobre conceder o denegar un permiso sea algo arbitraria. «Ha habido algunos elementos discrecionales. Por ejemplo, se plantea en la ordenanza actual que solo será exigible ocupar espacios determinados cuando las repercusiones económicas o implicaciones sean unas u otras. Lo que se intenta es definir con claridad en qué momentos para que no quede a discrecionalidad del técnico», señala Manuel Saravia.

«La idea es que funcione mejor. Que tengamos una mayor concreción de algunos aspectos que en la normativa vigente se establecen como suficientemente abiertos como para que haya una interpretación de quien deba aplicarlo», explica el concejal de Urbanismo.

Y es que la normativa puede resultar muy expeditiva en algunos casos y eso hace que sea necesario que no existan dudas sobre lo que se puede o no se puede hacer. De ese modo se evitan recursos, impugnaciones y demoras en las obras. «Hay casos en los que puede llegarse a la expropiación de locales, en determinados supuestos. La norma tiene una componente coercitiva importante y por eso hay que definirla con más claridad», incide Saravia.

«En muchos casos hay que ir a soluciones forzadas, como meterlos en patios, encajonarlos delante de la calle, y en algún caso incluso se ha construido la torre fuera de la edificación con pasarelas para acceder. Lo que es evidente es que es una prioridad», remata.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos