Adiós a un «señor de la Política con mayúsculas»

Virginia Barcones y Luis Tudanca saludan a la viuda de Rodríguez Bolaños, Irene Santamaría. /G. Villamil
Virginia Barcones y Luis Tudanca saludan a la viuda de Rodríguez Bolaños, Irene Santamaría. / G. Villamil

Ciudadanos y compañeros ensalzan la figura de un «hombre bueno» que recogió «el cariño que sembró»

J. SANZ

La ciudad ha llorado la pérdida de su primer alcalde socialista después de la dictadura y sus habitantes quisieron transmitir a su familia el «cariño que sembró» en vida y que «siempre llevaron a Tomás a ser el más abrazado de todos nosotros allá donde íbamos», según quiso destacar Ángel Villalba, el veterano político socialista, antes de aclarar que eso ocurría «no solo en Valladolid». Y así debía ser para que políticos de todos los signos, al margen de una inmensa representación de la familia socialista, estuvieran presentes en el velatorio de la Casa Consistorial. «Fue un señor de la política, un caballero y un hombre bueno que hizo grande con P mayúscula la Política y el entendimiento entre los políticos», apuntó el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien incidió en que «se le quería mucho, y no por casualidad, ya que eso no se regala en democracia sino que es fruto de su dedicación, su honestidad y su amor por Valladolid».

Noticias relacionadas

Un estilo «cordial»

«La historia de la democracia en esta ciudad no podrá nunca entederse sin la figura de Tomás Rodríguez Bolaños», añadió el político popular antes de reiterar que «Valladolid despide a un gran ciudadano y a un muy buen alcalde». Y prácticamente esas mismas palabras pronunció su sucesor en la Alcaldía, Francisco Javier León de la Riva, quien lamentó que con él «se ha perdido un estilo de hacer política ­absolutamente cordial que primaba a las personas sobre los partidos».

La delegación socialista que llenó el salón noble del Ayuntamiento estuvo encabezada por políticos de la vieja guardia que compartieron época política y vivencias, incluidos algunos de sus antiguos concejales, como Carlos Daniel Casares, actual secretario general de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), entidad que presidió Bolaños entre los años 1985 y 1991 y que ha acordado concederle la 'Llave de oro del municipalismo' a propuesta de su presidente, Abel Caballero, por su «significativa contribución a la promoción y defensa del municipalismo». Otros ediles socialistas de las legislaturas de Tomás Rodríguez Bolaños desfilaron también ante sus restos mortales, como Fernando Martín, o su amigo y jefe de gabinete Leandro Martín, quien le acompañaba el pasado viernes junto a su amigo Nacho Álvarez cuando se desvaneció en las escalinatas de San Juan de Gaztelugatxe.

La corporación municipal, encabezada por el alcalde accidental, Manuel Saravia, recibió y acompañó a la familia en un salón de recepciones en el que estuvieron los líderes y portavoces de los distintos grupos políticos: José Antonio Martínez Bermejo (PP), María Sánchez (Toma la Palabra), Pilar Vicente (Ciudadanos) o Charo Chávez (Sí Se Puede), al margen de los concejales socialistas al completo (Luis Vélez, Ana Redondo, Pedro Herrero...), salvo Óscar Puente, al que la pérdida de su antecesor socialista sorprendió en la capital francesa.

Un legado que sigue vivo

El secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, lamentó que la périda de Tomás Rodríguez Bolaños ha sido «un golpe muy duro» y anticipó que «vamos a seguir reivindicando su legado en cuanto a su talante dialogando y su forma de hacer política». Y en el mismo sentido transmitió ayer el pésame del Gobierno a la familia su delegada en Castilla y León, Virginia Barcones, quien puso en valor «su trabajo en favor del municipalismo y el desarrollo no solo de su ciudad sino de las de todo el país».

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, también destacó el espíritu de «diálogo y consenso» de Tomás Rodríguez Bolaños, así como su «amor al municipalismo» y su contribución al despegue de la ciudad en su mandato. Él y mucho políticos del Partido Popular, como José Antonio Fernández Santiago o Tomás Burgos, pasaron anoche por el velatario para acompañar a la familia y a la interminable lista de socialistas que acudieron al Ayuntamiento (Jesús Quijano, Jorge Félix Alonso, Emilio Álvarez, Javier Izquierdo, Iratxe García, Juan Colino...).

Decenas de ciudadanos también transmitieron su pesar por la pérdida de un alcalde «muy querido» al que quisieron despedir con su presencia representantes vecinales, como Margarita García o Carmen González; del mundo de la cultura, Félix (Candeal), o de la empresa, José Antonio Lobato (El Corte Inglés), y un largo etcétera.