Pilar Vicente, diputada y concejala tras apenas siete meses de contacto con la formación naranja

Vicente, Igea, Garicano y Fuentes, en el cierre de Campaña en Valladolid en el 2016. /
Vicente, Igea, Garicano y Fuentes, en el cierre de Campaña en Valladolid en el 2016.

Pilar Vicente (33 años) fue llave para el Gobierno de Carnero y asumió la portavocía municipal tras el positivo de Jesús Presencio en alcoholemia

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

Siete meses. Apenas poco más de medio año necesitó Pilar Vicente, madrileña residente en Valladolid, para asumir su primer cargo de responsabilidad tras tomar su primer contacto con Ciudadanos. Contaba entonces con 30 años, una experiencia en gestión de recursos humanos, formación jurídica y conocimientos en expansión empresarial –era responsable en una firma de moda– y el ánimo de velar por la regeneración democrática.

Con Begoña Villacís y Pablo Yáñez.
Con Begoña Villacís y Pablo Yáñez.

Licenciada en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas, Vicente tomó posesión de su cargo como concejala de Valladolid el 13 de junio de 2015. Dos meses después asumía la portavocía municipal después de que Jesús Presencio, que encabezaba la lista al Ayuntamiento, triplicara en un control la tasa de alcoholemia. Desde ese momento se ha visto obligada a compatibilizar su cargo municipal con el de portavoz y única diputada de Ciudadanos en el Palacio de Pimentel, donde además facilitó con su abstención el Gobierno del Partido Popular en la institución provincial.

En el 8M con Silvia Clemente (d) y la alcaldesa de Boecillo, investigada por prevaricación.
En el 8M con Silvia Clemente (d) y la alcaldesa de Boecillo, investigada por prevaricación.

Una posición más beligerante adoptó en el Ayuntamiento de Valladolid, donde protagonizó un duro enfrentamiento con el alcalde, Óscar Puente, después de que éste le reprochara su «escasa capacidad de gestión» por haber tenido un puesto «bastante normal en una tienda de Vallsur». La mala relación se ha escenificado hasta este mismo martes, cuando Puente le recomendó que aprovechara cada una de las intervenciones en el salón de plenos porque «podrían ser las últimas», auguró el regidor.

Más información