El Campeonato Nacional de Galgos de Nava se libra de la amenaza de la mixomatosis

Campeonato de galgos celebrado en Nava. /F. J.
Campeonato de galgos celebrado en Nava. / F. J.

La Federación de Galgos tranquiliza a los aficionados y afirma que el caso registrado en Burgos es un hecho aislado

P. GONZÁLEZMedina del Campo (Valladolid)

La Federación Española de Galgos (FEG) ha explicado que la merma de la población de liebres no afecta al coto del Campeonato Nacional en Nava del Rey, ya que en este pago existen suficientes para que la prueba reina de esta disciplina deportiva pueda desarrollarse. «A pesar de que en alguna zona aislada la escasez de liebres es patente, las fases previas de Castilla y León se están desarrollando con normalidad», aseguró el presidente de la FEG, Luis Ángel Vegas.

Noticias relacionadas

Aunque en estos momentos se podrían ver menos ejemplares, ya que no ha sido un año bueno para la cría, como explican desde la Federación, en el momento que arranque el frío y comiencen las labores del campo los animales empezarán a ser más visibles. La Federación prevé que el primer fin de semana de la prueba, es decir del 11 al 13 de enero, la presencia de aficionados será masiva y podría desbordar todas las previsiones de pasados años ya que «en esta ocasión, al haber tantos problemas de mixomatosis en muchas provincias y comunidades autónomas, la gente tiene muchas ganas de ver las carreras y de vivir la competición», aseguró Vegas. A la espera de celebrarse la prueba, tanto el Ayuntamiento como la Federación trabajan unidos para ultimar los detalles logísticos. Al igual que en otras ocasiones, se dejará una zona reservada de aparcamiento de entre cinco y siete hectáreas, según explicó el alcalde de Nava del Rey, Guzmán Gómez Alonso, quien aseguró que están ultimando los preparativos previos y la programación paralela. «Por ahora hemos cerrado una exposición fotográfica de galgos que se celebrará en el Ayuntamiento y en próximas fechas anunciaremos el nombre del protagonista del concierto». Muchos otros municipios del alfoz de Nava también se preparan para albergar a los cientos de galgueros, como es el caso de Medina del Campo, donde los hoteles se encuentran casi al completo desde que se anunciara el cambio de sede del Nacional.

La provincia, limpia

Desde la Federación quieren dejar claro que por el momento no hay mixomatosis en la provincia de Valladolid y que el aparecido en la provincia de Burgos fue un caso asilado. El presidente de esta entidad subraya que «podría darse el caso de que la enfermedad brotara y se extendiera, pero con el frío se detiene y las liebres podrá estar en perfecto estado, por lo que quiero tranquilizar y asegurar que este año el Nacional de Nava no corre peligro».

Veterinarios

Desde el Colegio Oficial de Veterinarios de Valladolid explican que lo primero que hay que saber al respecto de esta enfermedad es que está producida por un virus que afecta a los conejos y que se transmite, fundamentalmente, por la picadura de insectos hematófagos, sobre todo pulgas y mosquitos. Esto hace que la enfermedad sea estacional, siendo las condiciones benévolas de temperatura y humedad favorables para la presencia de insectos transmisores, lo que ha provocado que el sur y el centro de España hayan sido las zonas más afectada por la mixomatosis.

«Si bien esta enfermedad está presente en nuestro país desde hace muchos años, afectando a los conejos únicamente, las condiciones de lluvia y temperatura de este año han favorecido la abundancia de pulgas y mosquitos responsables de que la enfermedad haya afectado por vez primera a la liebre ibérica», aseguran desde el Colegio Oficial.

Además de señalar que la infección, en principio, no supone un riesgo para la Salud Pública, desde el Colegio Oficial de Veterinarios de Valladolid apuntan que el brote de mixomatosis en liebres podría deberse «a la alta densidad de poblaciones de conejos, junto con el clima que ha favorecido la presencia de los vehículos transmisores. En la actual estación, es lógico que el número de casos descienda, lo cual no es motivo para bajar la guardia y hacer censos poblacionales de liebres y conejos, ya que no podemos saber si esta infección es puntual o si realmente es un riesgo para la pervivencia de la liebre ibérica».