Junta y cazadores, en alerta ante el primer caso de mixomatosis en liebres

Un galgo persigue a una liebre durante una competición./EFE
Un galgo persigue a una liebre durante una competición. / EFE

La Federación de Galgos trasladó a Nava del Rey el campeonato nacional al detectarse la enfermedad en Sevilla

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

Los ojos ensangrentados y saltones, al igual que el morro, junto a una delgadez extrema y unos movimientos erráticos fueron los síntomas que presentó, hace alrededor de dos semanas, un ejemplar de liebre en la localidad de burgalesa de Covarrubias (comarca de La Arlanza). La liebre, que fue encontrada con vida pero que murió a las horas, fue trasladada al laboratorio General de Veterinaria que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación posee en la localidad madrileña de Algete, que confirmó que el animal falleció por mixomatosis.

Este caso, el primero confirmado en la comunidad, ha puesto en alerta a multitud de aficionados a la caza y a la Federación de esta disciplina deportiva en la región, además de ratificar la muerte de este primer ejemplar por este virus (hasta ahora afectaba a los conejos pero que en el mes de julio mutó e infectó a la primera liebre en la provincia de Córdoba), y ha llevado a la Junta de Castilla y León a prohibir los movimientos de conejos silvestres (trasladarlos a otra zona para repoblar) que tengan por origen el foco designado, a 50 kilómetros de la localidad de Covarrubias. En el caso de las liebres, los movimientos no están permitidos, puesto que así lo establece la orden anual de caza.

Caso aislado

Respecto a la posibilidad de la existencia de un segundo caso de mixomatosis en liebres, en este caso en la provincia de Valladolid, tanto la Junta de Castilla y León como la Federación Regional de Galgos aseguran «no tener constancia y conocimiento de que se haya recogido algún cadáver de liebre. Sin embargo, sería el Seprona el que podría confirmar este hecho».

No obstante, los casos no se pueden confirmar hasta que el laboratorio no emita el informe, documento que se suele demorar entre 20 ó 25 días, según confirman desde ambas instituciones.

La mixomatosis es una enfermedad de declaración obligatoria (terminología de la Ley de Sanidad Animal), que ya afecta a un total de 16 provincias del territorio nacional. Debido a este motivo, la Federación Española de Galgos decidió trasladar la sede del Campeonato Nacional desde una localidad sevillana al municipio vallisoletano de Nava del Rey.

Según el presidente de la Federación de Galgos de Castilla y León, David Jiménez, «lo de Covarrubias es un caso aislado, por lo que nos confirman desde la Junta de Castilla y León, que en estos 25 días han estado peinando la zona. Además, en esa zona hay poca población de liebres, por lo que no podemos crear una alarman innecesaria ya que no hay más animales infectados».

En este sentido, desde el Ejecutivo autonómico explican que «se continuará con la vigilancia sobre la especie, de manera que, ante cualquier aparición de cadáver de liebre muerta, con síntomas compatibles con la enfermedad, como se viene realizando hasta ahora, se tomarán muestras para su posterior análisis en el laboratorio nacional de referencia».

Protocolo

El protocolo a seguir, según explican desde la Federación y desde la Junta, es que al encontrarse con un ejemplar muerto que presente síntomas sospechosos, debe introducirse en una bolsa de plástico y dar parte tanto al Servicio de Protección de la Naturaleza, es decir al Seprona, como a los agentes medio ambientales de la Junta de Castilla y León de la zona en la que se encuentre el ejemplar, que serán los encargados de derivar el cadáver al laboratorio de referencia. A través de los distintos cultivos y pruebas se determinará si es un caso de mixomatosis o de otra patología.

El virus, que es mortal para estos animales, pero no para las personas, se propaga mediante las picaduras de pulgas, garrapatas, mosquitos o el intercambio de fluidos entre los propios animales. Los primeros casos se detectaron en el sur de la península, y desde Andalucía, debido posiblemente a la actividad cinegética de las liebres y los conejos, se ha ido propagando a otras comunidades autónomas como Extremadura, Madrid y ahora Castilla y León. Los animales que sufren este virus muestran unos síntomas muy claros como son los ojos saltones y ensangrentados, bultos, delgadez extrema y movimientos lentos y descoordinados poco habituales en las liebres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos