De la Riva: «No entiendo el empeño de atribuir a un ginecólogo conocimientos jurídicos que no tenía ni el interventor»

León de la Riva, esta mañana en Burgos./Ricardo Ordóñez
León de la Riva, esta mañana en Burgos. / Ricardo Ordóñez

Visto para sentencia el recurso contra la sentencia que absuelve al exregidor vallisoletano y a dos exconcejales de falsedad y prevaricación en el caso de las 'comfort letter'

M. J. PASCUALBurgos

El exalcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, fue el último en hablar antes de que el presidente de la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia diera por visto para sentencia el recurso de la fiscal contra la sentencia que absuelve al exregidor vallisoletano y a dos exconcejales de falsedad y prevaricación en el caso de las 'comfort letter'.

De la Riva volvió a reivindicar que en todo momento había dicho la verdad sobre que desconocía el alcance de las cartas de conformidad que firmó con los bancos para propiciar el soterramiento del ferrocarril desde la Sociedad Valladolid Alta Velocidad y manifestó su «sorpresa por la insistencia de la fiscal sobre que yo conocía el alcance de las cartas cuando las firmé, a pesar de que tanto el interventor municipal como es secretario han reconocido en el juicio que era un documento nuevo, que no se había utilizado nunca en el Ayuntamiento». El exalcalde remachó: «Es atribuir a un ginecólogo de profesión unos conocimientos jurídicos y técnicos que el secretaria y el interventor han confesado no tener».

Más información

Durante su exposición de motivos del recurso, la fiscal Ana Valle defendió que la Audiencia de Valladolid ha cometido un error de apreciación en la prueba documental, por no tener en cuenta «extremos considerables de los mismos para valorar la culpabilidad, como las actas de los consejos de administración de la sociedad y la delegación de funciones en De la Riva que, según la acusación pública, sólo le facultaba para constituir la sociedad pero no para tomar decisiones unilaterales sin pasar por el pleno o saltarse a los técnicos.

Insiste la fiscal en que De la Riva sabía lo que firmaba «porque lo hizo en tres cartas» y que quiso eludir los controles técnicos porque sabía que iban a oponerse al endeudamiento que suponían esas cartas de préstamo. También defiende que sí hubo perjuicio para la institución municipal y que si el Ayuntamiento no tuvo que afrontar el pago de 80 millones de euros que le reclamaban por esos préstamos es porque finalmente lo abonó el Ministerio de Fomento.

La Fiscalía mantiene la petición de nueve años de prisión para el exalcalde e inhabilitación por 33 años. Para los otros dos exconcejales, a los que acusa de complicidad, reclama 24 de inhabilitación en cargo público.

 

Fotos

Vídeos