Villalón y la Universidad se alían para recuperar el antiguo hospital

La cubierta, que será objeto de una inminente intervención de urgencia. /
La cubierta, que será objeto de una inminente intervención de urgencia.

El edificio, del XVIII, albergará en el futuro un centro de estudio de la arquitectura tradicional

TERESA DE LAPUERTA

No es de grandes dimensiones apenas 300 metros cuadrados divididos en dos plantas, ni tiene una antigüedad pasmosa el edificio actual se levantó entre los siglos XVII y XVIII, pero el Hospital de la Santa Vera Cruz de San Juan es una construcción singular única e irrepetible, testigo de la importancia histórica y ferial de Villalón de Campos y toda una seña de identidad para sus habitantes.

Muchos han sido los vecinos que, impotentes ante su progresivo estado de deterioro, han dado la voz la alarma. La asociación Villalón Vive ha sido la primera en reivindicar que el municipio «incluso en estos momentos de durísima crisis económica y declive poblacional no puede permitirse perder uno de sus estandartes». Y el alcalde, Javier González Trapote, ha sabido recibir a tiempo y canalizar esa señal de urgencia. Por todo ello, hoy es posible decir que el edificio tiene esperanzas de futuro. Además, y sin perjuicio de que otras instituciones se decidan a dar también un paso al frente, el ayuntamiento y los vecinos han tenido la suerte de encontrar abiertas las puertas de la Universidad de Valladolid.

La cátedra de la Escuela de Arquitectura Juan de Villanueva especializada en la investigación de la tecnología de la construcción con tierra y su director, el profesor titular Félix Jové, no solo han sido receptivos ante la solicitud de ayuda hecha por el ayuntamiento, sino que han decidido hacer suyo el proyecto. De hecho, una de los dos arquitectos becarios concedidos este año al grupo investigador por el Congreso Social de la Universidad comenzará en febrero a investigar el complejo y a ejecutar los primeros levantamientos, de cara al futuro proyecto de ejecución.

El interés de la cátedra responsable de los congresos internacionales de Arquitectura de Tierra que desde 2004 se celebran con éxito en Cuenca de Campos y de que, por ejemplo, la Junta haya incoado el expediente de Bien de Interés Cultural a favor del conjunto de bodegas del municipio palentino de Baltanás va más allá. En la Universidad de Valladolid consideran que el hospital de Villalón «es el único exponente de este tipo de arquitectura civil asociada a la religiosa que existe en Tierra de Campos» y sostienen, además, que el monumento y Villalón de Campos son el mejor emplazamiento para albergar un centro de estudio de la arquitectura tradicional.

«Un antiguo hospital de cofradía convertido en hospital de edificios», reseña González Trapote, en cuya opinión la iniciativa reportará innumerables ventajas para el pueblo de Villalón. «Los beneficios para un municipio despoblado y envejecido son evidentes e indiscutibles, pero es que, además, la puesta en marcha del centro permitirá impulsar ese tipo de arquitectura tradicional, los recursos endógenos asociados y, con ellos, la economía provincial».

Un edificio tradicional desde el que reivindicar las construcciones autóctonas, esos adobe, tapial y madera tan denostados ahora, pero que forman parte de la idiosincrasia de Tierra de Campos. Un centro, la sede de una cátedra de la UVA, que podría ser el nexo de unión con otros centros y otros proyectos que tratan de poner en valor la arquitectura tradicional en varios países europeos.

Más información

El municipio realizará estas actuaciones de forma subsidiaria y con fondos propios el coste podría ascender a 100.000 euros, pero la partida será inferior porque los trabajos los ejecutarán los empleados municipales «porque no podemos permitir que el deterioro vaya a más», enfatiza el alcalde. En el futuro, sin embargo, no se descarta la participación en el proyecto de otras instituciones como la Diputación, la intervención de escuelas-taller o la recepción de fondos europeos para hacer realidad el sueño.

El antiguo hospital se encuentra enclavado en la plaza de San Juan, frente al templo del mismo nombre, donde hace tiempo que tampoco se ofician misas. A falta de un estudio documental definitivo, algunos vestigios datan la construcción primigenia allá por el siglo XV, fecha del inicio de la Feria de Villalón, además del mercado semanal. Hasta nuestros días, sin embargo, ha llegado la construcción de finales del XVII y principios del XVIII, perteneciente a la Cofradía de la Iglesia de la Vera Cruz de la parroquia de San Juan, que prestaba atención sanitaria a las personas sin recursos de la zona. No fue el primero, ni tampoco el único de los pequeños hospitales del municipio que llegó a tener cuatro y acabó fusionándose con el de la Trinidad, asistido desde la iglesia de San Pablo.

Hoy así se recoge en el Catálogo Monumental de la Provincia, de Jesús Urrea y José Carlos Brasas, de 1981, y así lo atestiguan muchos expertos, es una joya arquitectónica que merece la pena preservar.

Insólito es su original soportal (construido en dos etapas) y sostenido sobre pies derechos de madera. Original es su fachada superior, decorada con fingidas pilastras y una hermosa galería o solera abierta a la plaza. Poco común es su pozo y, única, su ventana trilobulada, en el eje de la puerta principal, cobijo en su día, muy probablemente, de una imagen religiosa. Grandes posibilidades de uso tiene la antigua capilla, situada en la planta baja y cubierta por un bello artesonado de madera. Presenta dos alcobas adosadas, aunque estructuralmente la estancia es de una sola pieza, y escondidas tras sus yeserías los investigadores sospechan que se encuentran «interesantes pinturas barrocas».

Se trata, como recalcan desde Villalón Vive, de «una joya arquitectónica hecha de materiales muy pobres, al fin y al cabo los que hay en nuestra tierra y que conforman nuestra identidad: ladrillo, tapial, madera y yeso», que no debe sufrir la misma suerte que la mayor parte de los edificios históricos que ha ido perdiendo Villalón de Campos a lo largo de su historia.