Labajos despide a la mujer que murió amordazada en Valladolid

Familiares y amigos acompañan la entrada del féretro a la iglesia de Labajos. /A. de Torre
Familiares y amigos acompañan la entrada del féretro a la iglesia de Labajos. / A. de Torre

Vecinos y familiares de la fallecida abarrotan este sábado la iglesia de la localidad donde nació la víctima hace 73 años

Q. Y.Labajos

En uno de los bares de Labajos, uno de los municipios situados en la campiña segoviana, el fallecimiento de María Aguña esra este sábado por la mañana uno de los principales temas de conversación. Con apenas 150 habitantes censados, pocos eran los vecinos de la localidad que no conocían a la mujer, a pesar de que ésta residía desde hace años en Valladolid. «¿La conocías?», le preguntó un hombre a su compañero mientras leían la prensa en la barra del bar. «Era familia mía. Prima segunda», respondió antes de confirmar que el funeral y el entierro tendría lugar en la iglesia del municipio a partir de la una de la tarde.

Al templo llegaron, cada vez con mayor frecuencia según se aproximaba la hora del funeral, vecinos de Labajos que querían dar su último adiós a María Aguña. Pero la plaza donde se ubica la iglesia también se llenó rápidamente de vehículos con amigos y familiares procedentes de Valladolid, ciudad en el que residía desde hace años María Aguña y en la que se le practicó la autopsia para determinar las causas de su fallecimiento.

Más información

Además de las expresiones de dolor y tristeza por perder a un ser querido, los conocidos de la víctima tdavía se preguntaban cuáles habían sido las causas de su muerte.

Investigación abierta

El cadáver de María Aguña fue hallado en la tarde del jueves en su piso de la plaza Circular, en la capital vallisoletana. Pero tres días después siguen sin conocerse las causas de su muerte, aunque todo hace indicar que fue víctima de un robo.

La investigación policial continúa abierta para determinar tanto el cuándo como el cómo, así como el posible responsable o responsables de su fallecimiento. El cadáver fue hallado amordazado en el suelo del pasillo de su domicilio, según la investigación.

Minutos después de las cuatro de la tarde se recibió una llamada en la Comisaría procedente de la Policía Local en la que se informaba del descubrimiento del cuerpo de la fallecida. Instantes después se personaron en el lugar de los hechos los agentes de la Policía Nacional, que pudieron comprobar que la mujer se encontraba amordazada. «Aparentemente, no presentaba otros signos de violencia externa por lo que será la autopsia la que determine fehacientemente las causas del fallecimiento», aclaran fuentes de la investigación, que también explican que la vivienda se encontraba «muy desordenada». Aguña ya fue víctima de un robo hace cuatro años con similar modus operandi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos