«El proyecto de regadío de La Armuña es muy importante para mantener población»

Javier Bolao afronta su tercera legislatura al frente del Ayuntamiento de Cantalpino. /WORD
Javier Bolao afronta su tercera legislatura al frente del Ayuntamiento de Cantalpino. / WORD

Cantalpino celebra sus fiestas patronales, con un programa variado en el que destacan los festejos taurinos, las verbenas o el concurso de torrilla

REDACCIÓN / WORDCANTALPINO

Javier Bolao afronta las fiestas patronales iniciando su ya tercera legislatura, para la que tiene objetivos importantes, pero considera que sería fundamental para su pueblo que el proyecto del regadío de La Armuña fuese ya una realidad.

–Llegan las fiestas de Cantalpino, unos días para desconectar de la rutina diaria y para disfrutar con familiares y amigos. ¿Qué se encontrarán este año durante las fiestas los vecinos y visitantes de Cantalpino?

–Prácticamente, lo mismo que todos los años. En los festejos taurinos, el festival de rejones, con una mano a nos entre Chaves y Capea; torea Ismael en una clase práctica de la Escuela de Tauromaquia y también están los encierros. Tenemos verbenas de primera, el tradicional concurso de tortillas, etc. En definitiva, un programa similar al de otros años.

–¿Alguna novedad o algo a destacar en la programación??

–Novedad no hay ninguna. Los festejos taurinos se mantienen igual que en anteriores fiestas, aunque con distintos carteles. Lo que sí que este año recuperamos la tirada al plato, que se celebra el día 18 y que antiguamente tenía mucha tradición.

–¿Los festejos taurinos son quizás lo más importante?

–Sí, pueden ser lo más importante. Aunque también hay que destacar el concurso de tortillas, con 35 tortillas realizadas todas con patatas de la cooperativa Aranpino, y cada una diferente.

–Si hablamos de presupuesto, ¿este varía respecto a otros años? ¿Qué es lo que se lleva una mayor partida?

–El presupuesto es similar. Destinamos 65.000 euros para todos los actos festivos y actividades que tienen lugar durante todo el año. Casi todo, unos 40.000 euros, los destinamos a estas fiestas. El Ayuntamiento aporta prácticamente toda la partida, aunque también hay una pequeña colaboración de las distintas empresas que se anuncian en el programa de fiestas.

–¿Las fiestas de Cantalpino atraen a muchas personas de fuera?

–Sí, hay mucha gente de fuera, muchas familias que vienen a pasar estos días al pueblo; ya que, como pasa en otros lugares, la población se triplica. También acuden de los pueblos cercanos, pero son fiestas en otros lugares y se reparten. Hacemos las fiestas con mucho cariño y esperamos que la gente disfrute mucho.

–En otro orden de cosas. Usted repite una legislatura más como alcalde, ¿qué proyectos u objetivos tiene para la presente legislatura?

–Si, he estado ocho años de alcalde y ahora me quedan otros cuatro, una nueva legislatura. Entre los objetivos, faltan por cumplir algunos proyectos, como es el del regadío de La Armuña, que ya se ha parado varias veces y hay que seguir luchando para que no se pare. Llevamos seis años detrás de ello, pero es un proyecto que realmente se comenzó hace 20 años y no puede volver a pararse.

–¿Cómo afectaría a Cantalpino que el proyecto de regadío de La Armuña se hiciese realidad ?

–Sería fundamental. Se convertirían al regadío casi 1.800 hectáreas de tierras de secano. Esto supone que más familias podrían vivir de la agricultura, con lo que habría más trabajo y se asentaría población. Además, conllevaría a que pudiera implantarse industria relacionada con el sector del regadío. Sería fundamental para mantener el número de habitantes del pueblo; es una lucha constante contra la despoblación y si no podemos aumentarla, al menos, que pueda mantenerse; y creo que hacer las tierras regables puede ayudar.

–Además, de lo importante que sería que se pusiera en marcha el proyecto de regadío en La Armuña, ¿tiene algún proyecto importante para el pueblo?

–De momento, la concentración parcelaria. Después, se analizará la posible puesta en marcha de un polígono industrial, pero para ello sería necesario que estuviera el regadío de La Armuña.