Capel se queda junto al restaurado sagrario de la colegiata de Aguilar

El cuadro de Capel, junto al sagrario restaurado y llevado esta semana a Aguilar. /Nuria Estalayo
El cuadro de Capel, junto al sagrario restaurado y llevado esta semana a Aguilar. / Nuria Estalayo

El emblemático templo de San Miguel se reabre tras dos años cerrado por obras y por Las Edades y exhibe tres piezas tras su paso por el taller

NURIA ESTALAYOAguilar

José Luis Calvo, delegado diocesano de Patrimonio Cultural y Artístico de Palencia y ex comisario de la exposición 'Mons Dei' celebrada entre mayo y diciembre pasados en Aguilar de Campoo, se reunió el viernes con los vecinos de esta localidad para hablar de las últimas obras artísticas restauradas de la colegiata de San Miguel Arcángel. En la iglesia tuvo el encuentro con los aguilarenses que tras la charla acompañaron al delegado diocesano en el recorrido hasta las obras intervenidas.

José Luis Calvo, muy conocedor además del patrimonio aguilarense, ya que en la localidad norteña pasó varios años de su vida y puso en marcha el museo parroquial, valoró positivamente el tiempo empleado en el cierre de la Colegiata durante alrededor de dos años. Primero, para la restauración de sus bóvedas y luego para acoger la exposición de Las Edades del Hombre.

Y aunque la muestra cerró a principios de diciembre pasado, no ha sido hasta el pasado domingo, día 3 de febrero, cuando San Miguel volvió a abrir sus puertas para acoger de nuevo todos los actos religiosos que se habían distribuido por diferentes iglesias de la villa aguilarense.

Y ha sido durante esta primera semana de reapertura que Calvo ha querido hacerse eco de algunos de las obras restauradas gracias a la exposición de arte sacro.

Entre ellas, se encuentra el sagrario-tabernáculo del siglo XVII, del artista burgalés García de Arredondo, ubicado actualmente en la capilla del sagrario del ábside de la nave de la epístola. Se trata de una obra realizada para servir de sagrario y expositor del Santísimo Sacramento y a la vez poderlo sacar en procesión el día del Corpus, de ahí que esté dorado y estofado por los cuatro lados.

En esta llamativa pieza se ha llevado a cabo entre otras intervenciones la desinfección total por el ataque de carcoma, limpieza, y la reposición de la puerta del sagrario. La obra ha sido realizada a través de la Delegación Diocesana de Patrimonio en talleres vallisoletanos y el coste ha sido sufragado por la parroquia y la diócesis.

En este mismo espacio, muy cerca del sagrario-tabernáculo se puede observar ahora la pintura realizada por Antonio Guzmán Capel para 'Mons Dei' en la que se puede ver a Jesús con sus discípulos sentados en el campo y con la Montaña Palentina al fondo. El cuadro después de ser exhibido durante los meses que duró la muestra sacra se quedará adornando la iglesia aguilarense.

Calvo informó que el coste del cuadro ha sido de 6.000 euros y que esto supone una «aportación de todos los aguilarenses para el patrimonio y el recuerdo de las Edades del Hombre». Del mismo modo, el delegado diocesano abogó por seguir impulsando el patrimonio de la comarca y resaltó que en Aguilar se encuentra la mayor colección de Cristos y Vírgenes de Castilla y León.

José Luis Calvo habló asimismo de la restauración en el taller diocesano de un pinjante que se había desprendido de la capilla del canónigo don Pablo González, ubicada en la actual capilla bautismal. El elemento decorativo, de madera de nogal policromada, que ahora cuelga sobre la pared de esta capilla, impedía ver la bellísima clave gótica del siglo XIII.

Según señalan desde la Diócesis palentina, «la labor de reconstrucción ha sido muy minuciosa porque como consecuencia de la caída quedó destrozado, y gracias a la pericia de los restauradores se ha podido recomponer totalmente».

Igualmente, los aguilarenses se acercaron hasta el lienzo al óleo que representa la Virgen Inmaculada. Lienzo que gracias al convenio entre la Diputación y la diócesis de Palencia en el año 2017-2018 se ha restaurado. Se trata de una pieza del siglo XVIII que se encontraba retirada del culto y en una situación muy lastimosa.

Hoy se puede admirar en todo su esplendor, al igual que el resto de la colegiata, ya de libre acceso.