https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-castillayleondevinos-desktop.png

Un vino de la DO Arribes rinde homenaje al desaparacido pueblo del sayago Argusino

La botella de Salsipuedes con el embalse de Almendra al fondo. /EL NORTE
La botella de Salsipuedes con el embalse de Almendra al fondo. / EL NORTE

Salsipuedes es el nombre elegido por la bodega Pardal y Punto para recordar las calles del municipio anegado por el embalse de Almendra

Nieves Caballero
NIEVES CABALLEROValladolid

Argusino es un municipio español de la provincia de Zamora que el 17 de septiembre de 1967 fue anegado bajos las aguas del río Tormes por el embalse de la presa de Almendra. Sin embargo, los descendientes de aquellos vecinos desalojados se congregan cada mes de mayo en la Ermita de la Cruz, a orillas de las aguas, para celebrar una romería y reivindicar la memoria de este pueblo. Ahora, la bodega Pardal y Punto, situada en la localidad zamorana de Fermoselle y perteneciente a la Denominación de Origen Arribes, ha querido rendir homenaje al desaparecido pueblo sayagués con su vino Salsipuedes, que toma su nombre de una de las calles del intrincado laberinto de callejuelas, fuentes y pozas de ese pequeño municipio, históricamente ligado a la viticultura.

Este vino se elabora con las uvas de las variedades tempranillo, Juan García y bruñal, plantadas en suelos de textura franco-arenosa y de carácter ácido, en una bodega tradicional del conocido como el pueblo de las mil bodegas. El vino envejeció durante 12 meses en barrica de roble francés y americano, y se mantuvo con sus lías finas hasta su embotellado.

«Salsipuedes es el primer vástago nacido de la ilusión de la Bodega Pardal y Punto, un proyecto familiar que surge de la pasión por su tierra y como claro homenaje de sus descendientes, al desaparecido pueblo sayagués de Argusino», destacan desde la bodega zamorana.

El diseñador Javier Garduño ha sabido «aunar tradición y modernidad» para reflejar en su etiqueta la trama urbana del pueblo de Argusino. De hecho, el reconocido diseñador zamorano recibió el pasado año una plata en los Pentawards, dentro de la categoría de vinos de lujo, gracias a su trabajo para otro vino zamorano, L'Amphore, que elaboran Agustín Lorenzo y María Alfonso en Coreses. Un vino que se crío en ánforas de barro y permaneció durante casi siete años enterrado en la tierra.

 

Fotos

Vídeos