Preacuerdo en Castilla y León

Mañueco presidirá la Junta si cede a Cs los ayuntamientos de Burgos y Palencia

Francisco Igea (Ciudadanos), a la izquierda, y Alfonso Fernández Mañueco (PP), a la derecha, durante la negociación mantenida el pasado 5 de junio en las Cortes de Castilla y León. /A. Mingueza
Francisco Igea (Ciudadanos), a la izquierda, y Alfonso Fernández Mañueco (PP), a la derecha, durante la negociación mantenida el pasado 5 de junio en las Cortes de Castilla y León. / A. Mingueza

La formación naranja pide también las diputaciones de Segovia, la burgalesa y vetar a Carnero en la de Valladolid

MAR DOMÍNGUEZ y SONIA ANDRINO

El líder del Partido Popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, será presidente de la Junta de Castilla y León si accede a las peticiones de Ciudadanos, que pasan por que los candidatos de la formación naranja presidan los ayuntamientos de Burgos y Palencia, las diputaciones de Segovia y Burgos y se vete al presidente en funciones de la Diputación de Valladolid y aspirante a continuar en el cargo por tercer mandato consecutivo, Jesús Julio Carnero (PP). Esta propuesta de máximos que Ciudadanos ha puesto en la mesa de negociación ha sido aceptada por la dirección nacional del Partido Popular, aunque desde Génova se insiste en que debe ser el presidente popular de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, quien decida ahora qué acepta o rechaza para ser investido presidente de la Comunidad. «Mañueco es el candidato y quien se la juega en esta negociación, así que debe ser él quien decida», remarcan fuentes de Génova.

Tanto Ciudadanos como el PP pretenden que antes de este viernes esté cerrado el acuerdo para gobernar Castilla y León, aunque la rúbrica pasa por esta propuesta, de la que se habría caído el reparto paritario de las consejerías de la Junta, como inicialmente había planteado la formación naranja que lidera Francisco Igea en la región, quien ocuparía la Vicepresidencia en ese gobierno de coalición.

Mario Simón y Vicente Marañón.
Mario Simón y Vicente Marañón.

Mario Simón y Vicente Marañón serían los nuevos alcaldes de Palencia y Burgos, respectivamente

Si el PP regional aceptara la petición de Ciudadanos sobre la dirección de alcaldías y diputaciones, significaría que el candidato de Ciudadanos, Mario Simón, con sus 3 concejales, sería el alcalde de Palencia con los apoyos del Partido Popular y que, tal y como explican fuentes de la formación regional conservadora, formaría un gobierno local en el que se repartieran las concejalías entre las dos formaciones. Lo mismo ocurriría con Burgos, donde Vicente Marañón, candidato de Ciudadanos al Ayuntamiento de la capital (obtuvo 5 ediles) sustituiría a Javier Lacalle al frente de la corporación municipal en la que, igual que en Palencia, formarán gobierno juntos el PP y Cs.

Más información

No obstante, insisten esas mismas fuentes, una vez conocida la propuesta de Ciudadanos su intención es trasladarla al territorio y hablar con los afectados en las provincias. Esta conversación no se prolongaría demasiado en el tiempo porque la idea del equipo de Alfonso Fernández Mañueco es pronunciarse «de forma inminente» sobre las exigencias de Ciudadanos. Son conscientes de que su decisión es un 'todo o nada' y que, en caso de rechazarla, podría suponer la ruptura de las negociaciones y el inicio de conversaciones entre Ciudadanos y el PSOE para intentar alcanzar un acuerdo de gobierno en Castilla y León. No obstante, esto parece harto improbable porque, aunque el PP insistía a última hora de la noche en puntualizar que el acuerdo «todavía no está cerrado», lo cierto es que el margen de maniobra es poco si quieren mantener la Presidencia de la Junta.

Corrupción

Otra de las exigencias de Ciudadanos, irrenunciable para Francisco Igea, es que el acuerdo que firmen ambos partidos incluya una cláusula que recoja la dimisión de cualquier miembro del Gobierno regional que pueda resultar investigado judicialmente por corrupción política. La dirección regional del partido naranja va más allá y no oculta que el acuerdo debe contemplar que Fernández Mañueco dimita si acaba procesado por posible fraude en las primarias del PP de 2017.

El PP de Castilla y León especifica que el acuerdo incluye gobernar juntos en esos consistorios

Hay que recordar que el Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca instruye diligencias por una denuncia anónima presentada el 4 de junio en la que se impugna el proceso de primarias del PP de Castilla y León, que ganó Mañueco. Según esta denuncia, el entonces alcalde de Salamanca, solicitó, junto a otros dos concejales, dinero a cargos y asesores del partido para pagar las cuotas de afiliados y que, una vez al día, pudiesen votar por él durante el proceso de primarias. La denuncia expone que parte de esos gastos se cubrieron con dinero en B procedente de comisiones ilegales y se aporta el nombre de concejales y diputados provinciales que no estuvieron de acuerdo con esa supuesta forma de proceder.

Noticias relacionadas

Está previsto que el viernes se dé a conocer el acuerdo de gobierno, aunque desde el partido de Rivera se insiste en el punto quinto de su decálogo, que recoge que «cesaremos automáticamente a los cargos públicos que sean imputados formalmente por delitos de corrupción política hasta que se aclare su situación judicial».

Fuentes de la negociación confirmaron que la propuesta de Ciudadanos de reparto de consejerías no se trató en la comisión de pactos que volvió a reunirse en la tarde de ayer para terminar de perfilar el acuerdo de gobierno en lo que se refiere a los asuntos programáticos.

El reparto de las consejerías será una decisión que se adoptará en «otro organismo», confirman esas mismas fuentes que apuntan a la dirección del partido. Tampoco se concretó de momento el reparto de los seis miembros que formarán parte de la Mesa de las Cortes. Todo apunta a que Cs tendrá dos representantes, el PP otros dos, y el PSOE, los otros dos. La Presidencia de la Cámara, apuntan esas fuentes, sería para la formación naranja. La idea de los negociadores es que la redacción de estos dos puntos,–tanto de la configuración del futuro Gobierno regional como del reparto de los puestos de la Mesa de las Cortes– se recoja también, al menos en términos generales, en el acuerdo que previsiblemente se presente el viernes.