El Norte de Castilla

El Supremo reconoce el descanso semanal de dos días a 1.850 teleoperadores

Instalaciones de Konecta en Valladolid. R. OTAZO
Instalaciones de Konecta en Valladolid. R. OTAZO
  • La empresa Konecta comenzó a aplicar en 2014 jornadas de trabajo de seis días, cuando durante más de una década fueron de cinco

El Tribunal Supremo ha reconocido el derecho de los trabajadores de la teleoperadora Konecta Servicios BPO a descansar dos días a la semana, una decisión que afectará a unos 1.850 empleados (incluidos los de las ETT), que trabajan en la sede que esta mercantil tiene en el polígono de San Cristóbal. Konecta realiza su actividad para el servicio de atención a los clientes del operador telefónico Vodafone.

La decisión de la Sala de lo Social del Supremo se produce después del recurso planteado por la dirección de Konecta, contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León y del Juzgado de lo Social número 2 de Valladolid, que anulaban ambas la modificación de los horarios de trabajo semanales, que había tenido la antigua plantilla de Telemarqueting Golden Line. Esta mercantil operaba desde el Parque Tecnológico de Boecillo.

Aunque la dirección de Konecta recurrió en casación al Supremo, este órgano no ha admitido el recurso, conforme al informe desfavorable emitido por el Ministerio Fiscal. De este modo, se declara firme la sentencia del TSJ por este pleito laboral promovido por la CGT, que se opuso a un acuerdo sobre modificación de turnos.

En los hechos probados se recoge que Konecta Servicios de BPO sucedió formalmente a Golden Line, al subrogarse el 1 de octubre de 2013 en el servicio y la plantilla que venía prestando su actividad para Vodafone. Los trabajos se centralizaron en la calle Oro del polígono de San Cristóbal y, según el fallo, «desde 1997 los empleados siempre había trabajado cinco días a la semana, descansando dos». Los domingos no se efectuaba actividad.

Sin embargo, la dirección de Konecta decidió aplicar de forma paulatina jornadas de seis días a la semana a varios grupos de trabajadores, entre ellos los que estaban fuera del convenio colectivo.

La CGT sostuvo que la jornada laboral regular de cinco días «constituía una práctica habitual, un derecho adquirido de la plantilla, que Konecta ha modificado unilateralmente, infringiendo el convenio colectivo, el acuerdo de subrogación y la práctica vigente durante más de 15 años», y sin que fuera negociada tal decisión.

Daños y perjuicios

El fallo ha sido bien recibido por los representantes de los trabajadores. Para el presidente del Comité de Konecta, Ulises Pérez (CGT), "la sentencia ha demostrado que la dirección de la empresa no puede cambiar las condiciones laborales de los trabajadores por mero capricho, y máxime si éstas procedían de una absorción empresarial como fue la de Golden".

En este sentido, Ulises Pérez pidió a la dirección que ejecute la sentencia, y señaló que algunos de los trabajadores estudian presentar una demanda por daños y perjuicios contra Konecta, por haber estado dos años y medio con una jornada de seis días que les impedía el descanso semanal de dos días.

También para Luis Rivera (UGT), la empresa tiene ahora que aplicar el fallo puesto que es firme, "de modo que todos los empleados disponen de dos días de descanso semanal».

No obstante, la resolución judicial no reconoce que estas dos jornadas tengan que ser seguidas, sábado y domingo, o domingo y lunes, sino que la empresa puede asignar turnos con descansos entre semana. A este respecto, Rivera invitó a Konecta a concretar con la plantilla estas condiciones laborales.

Bloqueo en el convenio estatal

La confirmación de la sentencia contra Konecta ha coincidido en el tiempo con el conflicto laboral que se mantiene en el sector de ‘telemarqueting’ a nivel estatal, cuyos sindicatos reclaman un nuevo convenio que sustituya al anterior, que caducó en diciembre de 2014.

Los teleoperadores de Valladolid, cuya cifra supera los 8.000, demandan mejores condiciones de trabajo y un aumento salarial. Se trata de empresas que además de prestar servicios de telefonía, trabajan para administraciones, como la Junta de Castilla y León, los bancos, las aseguradoras, o en atención ciudadana en ámbitos como la teleasistencia y servicios de Emergencias como el 112.

El pasado 27 de octubre, la reunión con la patronal en Madrid se cerró sin acuerdo y los sindicatos amenazan con otra jornada de huelga como la celebrada el 6 de octubre, que estuvo precedida de paros parciales.