El Norte de Castilla

Decenas de vecinos esperaban de madrugada la llegada de ‘Pelado’.
Decenas de vecinos esperaban de madrugada la llegada de ‘Pelado’. / F. J.

El encierro nocturno del Toro de la Peña de Tordesillas termina en fiasco

  • El alcalde suspendió el festejo que llevaba a 'Pelado' del pinar al coso porque el morlaco se emplazó en el pinar y se negó a avanzar

El primer Toro de la Peña no terminó el encierro que le conducía a la plaza de toros. Un poco antes de media noche, el festejo comenzó en los Prados de Zapardiel donde se soltó ‘Pelado’, un astado de 640 kilos. Guiado por caballistas y por cuatro cabestros , desde el principio fue difícil de controlar. Corriendo en zig zag, el Toro de la Peña mostró su bravura durante todo el recorrido.

A media noche, los caballistas lo perdieron en el campo aunque veinte minutos más tarde anunciaron que estaba tranquilo y controlado en el Campo de Tiro. A pesar de que ‘Pelado’ debía pasar al cabo de una hora por el casco urbano en dirección al coso, el morlaco se emplazó en el pinar y no avanzó hacia el municipio.

Al cabo de dos horas, el Toro de la Peña, a pesar de los esfuerzos de los caballistas, continuaba indómito en el campo. El alcalde del municipio, José Antonio González Poncela, planteó la posibilidad de soltar al toro de reserva, al sobrero, para que concluyese el recorrido, pero los vecinos cansados de esperar querían sólo al titular. Como habían transcurrido más de dos horas, el primer regidor explica que suspendió el festejo. Los caballistas y organización trasladaron al toro a los corrales para que estuviese listo para el gran encierro.

El día 'D'

En sentido inverso, hoy de nuevo recorrerá las calles tordesillanas. Pelado partirá a las 11:00 de la mañana desde la calle San Antolín hasta Zapardiel. Media hora antes, la Plataforma Ciudadana en Defensa del Toro de la Vega ha convocado una concentración en la calle Empedrado, en el inicio del Puente, para leer un manifiesto donde, según miembros de la plataforma, criticarán de forma muy «contundente» el decreto-ley de la Junta, a la que consideran responsable de la perdida de su tradición.

toro de la peña tordesillas

La Guardia Civil vigila desde primera hora los accesos a Trdesillas. / F. Jiménez

Esperan que el poder de convocatoria sea elevado, y prevén que cerca de 20.000 personas secunden la concentración. También se espera que colectivos animalistas acudan al encierro del Toro de la Peña, a pesar de que esté prohibido dar muerte al morlaco, y aunque no han solicitado ningún permiso de manifestación o concentración como otros años. Incluso, la semana pasada surgían discrepancias entre los propios colectivos por considerar algunos que ya no era necesario acudir a Tordesillas porque al tratarse de un encierro. Ahora, el objetivo para dos de estos colectivos ‘Los gladiadores por la paz’ y ‘Los chatarras’ es el Toro Jubilo de Medinacelli.

Inquietud ante la respuesta

La incertidumbre rodea al festejo. El alcalde, José Antonio González Poncela, admite que no sabe cuál será la respuesta, aunque lo que tiene claro, es que no tiene sentido que los grupos animalistas acudan a la cita. A pesar de que ya no hay lidia, las dudas que surgen en torno al encierro supondrá que Tordesillas volverá a vivir sus fiestas rodeada de fuertes medidas de seguridad.

La Subdelegación del Gobierno mantendrá el mismo dispositivo en el estreno de Toro de la Peña que en el Toro de la Vega. El dispositivo, al igual que en la pasada edición, estará integrado por los servicios de Seguridad Ciudadana, Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), Subsector de Tráfico, Unidad de Helicópteros y Unidad de Caballos. Cruz Roja también contará con un dispositivo similar al año anterior para atender las incidencias habituales.

Al santuario

La expectación de los medios de comunicación en torno al encierro del Toro de la Peña es máxima. También muchos grupos animalistas focalizan su atención en torno al festejo. La Fundación ProVegan y la Asociación Capital Animal propusieron acogerle en un 'santuario' para animales a ‘Pelado’. Estos colectivos se han comprometido a trasladar el morlaco desde Tordesillas a las dependencias del santuario con el fin de garantizar para él una vida digna. Con ello, quieren lavar la imagen de Tordesillas, que se ha visto perjudicada al ser identificada en todo el mundo por la polémica sobre el maltrato y la muerte del animal que ha conllevado la celebración del Toro de la Vega.