Locomotora de vapor ya restaurada.
Locomotora de vapor ya restaurada. / J. N.

Un colectivo propone crear un tren histórico entre Laguna y el puente de Herrera

  • La línea partiría en el paso a nivel del camino de Portillejo, y contempla un apeadero en el área recreativa de Los Valles

Un ferrocarril histórico movido por una máquina a vapor Jop-9 y que recorra los aproximadamente diez kilómetros que separan el camino del Portillejo, en Laguna de Duero, y el puente de hierro de Herrera de Duero, aprovechando la vía de la antigua línea Valladolid-Ariza, es el primer proyecto que la Agrupación de Ferrocarriles Históricos Españoles (AFCHE) quiere poner en marcha.

Para ello, están creando la Asociación de Ferrocarriles del Duero, que gestionaría este proyecto y otros en la comunidad y luchando porque las administraciones regulen esta nueva actividad con un reglamento de circulación, al igual que ya ocurre en Francia, donde los ferrocarriles históricos mueven 3,2 millones de viajeros cada año, emplea a 800 personas, explota 1.200 kilómetros de vía y gestiona un centenar de ferrocarriles históricos. «En España no pasamos de media docena los ferrocarriles históricos en funcionamiento», declara el presidente de este colectivo, Eugenio Moreno.

Para Afche, el de Laguna sería su proyecto estrella, una especia de escaparate que sirva de referencia para luego impulsar otros proyectos por toda la geografía nacional. «Lo que buscamos es que la explotación de un ferrocarril histórico sea rentable y el de Laguna podría ser una máquina de hacer dinero porque tenemos una población cercana de 400.000 habitantes y Madrid está a una hora de distancia y tiene una población de más de cinco millones de personas…», añade Moreno.

El proyecto de Laguna partiría del paso a nivel del camino del Portillejo y, tras recorrer los aproximadamente diez kilómetros que separan este punto del puente de hierro de Herrera de Pisuerga, regresaría y pararía en un sencillo apeadero con un andén y unas escaleras que habría que construir en el área recreativa de Los Valles para que los viajeros pudieran comer, almorzar… según el horario. «La vía pasa justo por detrás de Los Valles y está muy cerca de la zona de merendero; más cerca que desde la puerta principal», dice Moreno, quien añade que se trataría de un bonito paseo en ferrocarril, ya que estos convoyes no pueden superar los 40 kilómetros por hora y se podría contemplar un bello paisaje natural y patrimonio histórico. Pero, a juicio de Eugenio Moreno, para que este proyecto sea viable no solo tiene que conseguir el apoyo institucional, sino también el popular: «Los vecinos tienen que entender que esto funciona en Europa, da dinero, que por cada euro vendido en el billete se gasta otro en hostelería…».

Presupuesto

«De momento, tampoco hemos elaborado ningún presupuesto exhaustivo porque lo prioritario es la normativa sobre la cual adaptar cualquier proyecto –señala el presidente– pero caben muchas alternativas, para que no sean solo las instituciones las que sufraguen todos los gastos. Además del voluntariado, también queremos explorar el mecenazgo». Por ahora, los promotores de la iniciativa cuentan ya con la locomotora a vapor Jop-9, que ya está restaurada, una dresina (automotor de doce plazas), cisternas y equipo antiincendios, «que para nosotros es necesario» y podrían disponer de hasta catorce vagones. Se trata de los primeros vagones metálicos que salieron después de que se dejaran de fabricar los de madera».

Restauración

Un primer objetivo de Afche es restaurar los ferrocarriles históricos y volver a darles vida, pero un segundo fin es trasladar el conocimiento de la restauración de este tipo de ferrocarriles, por ejemplo de las máquinas de vapor, a los jóvenes. «En nuestras restauraciones está interviniendo directamente Salvador Barrios, como asesor principal y director técnico de obra, que fue jefe de los talleres de Renfe de Valladolid, cuando todavía se restauraban locomotoras de vapor».

Eugenio Moreno también es presidente de l Asociación Vallisoletana de Amigos del Ferrocarril (ASVAFER) y lleva junto con sus compañeros trabajando este proyecto desde hace más de un año. «Hasta ahora hemos hecho un trabajo callado y en silencio y es ahora cuando nos toca sacarlo a la luz y conseguir apoyos. En las próximas semanas tenemos previsto reunirnos con las diferentes administraciones para presentarles el proyecto».

Lo primero que pretende Afche es la aprobación por parte de las administraciones del reglamento de circulación, que también serviría para que las entidades que tienen material y tramos de vía puedan utilizarlo.

«Es muy importante, porque por una parte cumplen la misión fundamental con los ferrocarriles existentes y, por otra, crean las condiciones necesarias para que podamos abordar el tema de la concesión o cesión de determinados tramos» afirma Moreno. «Es una desesperación ver cómo se deteriora el trazado, roban metros de vía y no poder hacer nada, cuando podríamos crear puestos de trabajo…», concluye.

Aniversario

Precisamente este año se cumple el 130 aniversario del primer viaje que se realizó por la vía que ahora se quiere rehabilitar para que circule por ella un tren histórico y el 30 de su último viaje. La línea sirvió como un importante medio de salida de la producción agraria lagunera, para lo que se instalaron hasta tres básculas para que los agricultores pesaran sus carros, principalmente de remolacha. Pero no solo sirvió para el tráfico de mercancías, también para el de personas, llegando a utilizar esta línea unas 100.000.

Con el paso de los años, la competencia de otros medios de transporte hizo que dejase de ser rentable. El último tren de viajeros cruzaría esta línea en 1985, mientras que los de mercancías se mantuvieron hasta 1994.