Iberdrola cierra la Central Térmica de Velilla

Central de Velilla. /Jose Carlos Diez
Central de Velilla. / Jose Carlos Diez

La empresa anuncia que recolocará a todos los trabajadores y el desmantelamiento se llevará a cabo en unos cuatro años

EL NORTEPalencia

Iberdrola ha anunciado en un comunicado el cierre de la central térmica que da trabajo a más de 80 familias en Velilla del Río Carrión. El cierre estaba cantado después que el Congreso diese la puntilla a la central tras aprobar una moción para reducir la emisiones del CO2, en línea con lo marcado por la Unión Europea. La moción, presentada por Unidos Podemos, fue respaldada por PSOE, Ciudadanos, Esquerra Republicana, PDeCAT, Compromís, UPN, Bildu y Nueva Canarias, y, entre las medidas aprobadas, figuraba retirar los pagos por capacidad a las centrales que superasen los niveles exigidos de emisiones de CO2, algo que todas las centrales térmicas de carbón superan con creces.

La Unión Europea se marcó el año 2050 como fecha tope para cerrar todas las centrales térmicas que consumen carbón, pero, tras la aprobación de esta iniciativa en el Congreso, ese cierre podría llegar mucho antes, tanto que Iberdrola ha anunciado que cerrará la central, que será desmantelada en un plazo aproximado de cuatro años.

El comunicado de la empresa se centra en razones medioambientales para justificar el cierre, que no deja de ser una imposición. «En línea con su firme compromiso medioambiental, Iberdrola ha decidido completar el proceso de cierre de todas sus centrales de carbón en el mundo, fuente de energía que representa, actualmente, solo el 1,8% de la capacidad total del grupo, que asciende a 48.062 megavatios (MW), y el 1,5% de la producción eléctrica en los nueve primeros meses del año en curso: 1.596 GWh vs. 102.494 GWh», explica la empresa en su comunicado.

Más noticias

La compañía ha solicitado también la autorización de cierre de la central térmicas de Lada (Asturias) ante el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Entre la planta asturiana y la palentina suman una potencia de 874 MW y desde la empresa apuntan que esta decisión ratifica su compromiso de reducción de la intensidad de emisiones de CO2 «en un 50% en el año 2030 respecto a los niveles de 2007 y de ser neutra en carbono en 2050».

Iberdrola recolocará al 100% de la plantilla –90 empleados en Lada y más de 80 en Velilla– tanto en las labores de desmantelamiento de ambas plantas, que se extenderán durante cuatro años desde la fecha de aprobación de cierre por parte del Ministerio de Energía y supondrán una inversión cercana a los 35 millones de euros, como en otras instalaciones de la empresa. Además Iberdrola ha anunciado que la zona ocupadada por la planta será objeto de una profunda restauración paisajística.

Las medidas pueden ser beneficiosas para el medio ambiente, pero suponen un problema de primera índole para las comarcas en las que hay instaladas centrales térmicas, como en Velilla del Río Carrión, donde los trabajadores de la planta se marcharán junto con sus familias y dejarán de consumir en una zona, antes minera, que ahora se encuentra minada por la despoblación. Además, hay una cuarentena de trabajadores de empresas auxiliares que acabarán en el paro para agravar aún más esa situación.

Iberdrola ha clausurado desde el año 2001 en todo el mundo centrales térmicas que suman casi 7.500 MW de capacidad instalada y plantas de fueloil con una potencia total de 3.200 MW.

Iberdrola ha asegurado que el cierre de las últimas plantas de carbón que tiene operativas no incidirá en la seguridad del suministro eléctrico, pues tiene 5.695 MW de capacidad de respaldo en ciclos combinados de gas. En cambio, sí que elevará su porcentaje de capacidad de producción de electricidad libre de emisiones del grupo al 68 % y en el caso sólo de España hasta el 76 %, según datos de la compañía. Ahora falta por saber el impacto que tendrá el cierre en la comarca.

Fotos

Vídeos