El Norte de Castilla

Seminci

vídeo

Una escena de la película japonesa 'Maravillosa familia en Tokio'.

Locura, familia y cine

  • La Seminci ahonda en la penúltima sesión de la Sección Oficial en el caos que sobreviene a la desintegración de los núcleos y lazos de parentesco con ‘Locas de alegría’, ‘Madre solo hay una’ y ‘Maravillosa familia de Tokio’

Ya dejó bien claro Don Vito Corleone que, ante todo, «lo importante es la familia». Por eso, cuando se descompone, cuando se construye sobre mentiras o cuando carece del amor y la comprensión que se presupone; el caos puede ser impredecible. Como ejemplo, la Seminci ha proyectado hoy tres botones: la locura que emana de dos mujeres incomprendidas por sus familias y casi abandonadas, el colapso al que llega un adolescente cuando descubre que es un niño robado y la desestructuración de una familia en la que sus patriarcas, ya ancianos, deciden divorciarse.

De caos saben mucho las protagonistas de 'Locas de alegría' ('La pazza gioia'). Esta película italiana, que se ha proyectado un día antes de lo previsto por el retraso en la recepción de la copia de la israelí 'Tormenta de arena' (que al parecer se exhibirá mañana a las 9:00 horas), retrata la imprevisible historia de amistad entre Beatrice y Donatella, dos mujeres internadas en un centro psiquiátrico.

A primera vista, las protagonistas de este trabajo de Paolo Virzi, no tienen nada en común (una sufre delirios de grandeza y bipolaridad; la otra, una grave depresión y la necesidad de volver a ver a su hijo); sin embargo, se irán conociendo y descubriendo que ambas provienen de familias sin cariño, que no quieren saber nada de ellas y que incluso, como en un momento de la película asegura con dureza la madre de Beatrice «estaría mejor muerta».

Un niño robado (dos veces)

Desde Brasil, la segunda película que concursa hoy en la Sección Oficial de la Seminci es 'Madre solo hay una' ('Mãe só há uma'), dirigida por Anna Muylaert. En este caso, el protagonista es Pierre, un adolescente en pleno cambio que descubre que es un niño robado y que tanto su familia como su identidad es falsa. Se ve obligado a convivir con sus padres y su hermano biológico, sin ni siquiera darle tiempo a asimilar y procesar sus nuevas circunstancias. Ana Muylaert explicó durante el encuentro con los medios de comunicación que esta historia está basada en un hecho real que ocurrió en Brasil hace veinte años de un niño que fue robado, «pero no llegué a entrevistarme con esa familia porque yo quería centrarme más en los problemas de la identidad».

La directora de este trabajo, en el que la actriz Daniela Nefussi interpreta al papel de la madre impostara y el de la biológica, describió la película como «una historia singular, especial y única en la que he intentado que los adolescentes conecten con ella. Y estoy satisfecha porque el día del estreno acudieron 2.500 y pude ver a alguno de ellos muy emocionados».

Divorcio inesperado

Cierra el programa de Sección Oficial de la Seminci 'Maravillosa familia de Tokio', con la que el director japonés Yôji Yamada intenta repetir el éxito que cosechó en el festival con 'Una familia de Tokio', que se alzó con la Espiga de Oro de la 58 edición de la Seminci.

Yamada regresa con el mismo elenco de actores para relatar ahora, en tono de comedia amable, cómo se puede derrumbar una familia cuando lo más sólido (en este caso el matrimonio de los padres, ya ancianos) se destruye. Este divorcio afectará directamente a los hijos y a sus parejas.

Temas