Arroyo pide a Fomento una variante para el nuevo trazado de la A-62

Un momento del último pleno municipal de Arroyo./J. de la Fuente
Un momento del último pleno municipal de Arroyo. / J. de la Fuente

Eliminaría los perjuicios que causará al municipio el diseño actual y abarataría en 1,5 millones de euros por kilómetro el trazado propuesto

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El pleno municipal de Arroyo celebrado esta semana apenas presentaba dos puntos en el orden del día y apenas duró 45 minutos. Pero en el turno de ruegos y preguntas surgió la polémica y la mecha se encendió al hablar de las alegaciones propuestas por el ayuntamiento al proyecto de trazado y mejora de capacidad y funcionalidad de la Autovía de Castilla A-62 en el tramo comprendido entre Cigales y Simancas, concretamente a su paso por Arroyo de la Encomienda.

El Partido Popular presentó unas modificaciones a las alegaciones propuestas que convencieron a todos los presentes, excepto al concejal de Vecinos por Arroyo Toma la Palabra, Antonio Olmo, quien anunció haber presentado sus propias alegaciones al Ministerio de Fomento.

El caso es que la mejora propuesta por el Partido Popular fue del agrado de los concejales del PSOE, de IPAE, de Ciudadanos y de VOX, que decidieron caminar juntos en esta batalla legal buscando lo mejor para Arroyo y los accesos de la A-62. Todos ellos firmaron el escrito y harán causa común contra el Ministerio de Fomento.

Existe la certeza que esta modificación deberá ser mejorada en un plazo de 20 años, cuando habrá que construir una variante ante el previsible el crecimiento de Arroyo. De ahí que ahora se proponga que se acometa esa variante adelantándose al futuro y evitando gastos innecesarios.

Accesos y salidas

En esencia, Arroyo ve un grave perjuicio porque el proyecto sometido a estudio elimina el acceso y salida en la parte norte, en la zona de La Flecha, y complica la única entrada propuesta por Fomento, en la zona sur, la de Arroyo núcleo, donde se fija una entrada desde una vía de servicio que llega desde la gasolinera existente poco después de Simancas, fomentando el aumento de tráfico en esa entrada, que podría llegar a colapsar esa zona del municipio.

La A-62 pasará de dos a tres carriles y todo ese tráfico entraría en Arroyo solo a través de este acceso estrangulado y que desembocaría en la rotonda de los 'holas', frente al hotel La Vega y el Decathlon.

A juicio de los 16 concejales firmantes de Arroyo, la solución planteada en el proyecto de trazado supone en su conjunto una grave reducción de la capacidad de acceder por parte de los vecinos del municipio a la autovía A-62, manifestada en la supresión del acceso al enlace de Parquesol desde el Camino de Zaratán.

Adicionalmente, la solución adoptada en el enlace de Arroyo, junto con la conversión en vía de servicio de la entrada existente actualmente entre en enlace Simancas Norte y la gasolinera va a incrementar el tráfico de vehículos, con mayor gravedad en lo que se refiere a los pesados, en la glorieta de la calle Cárcava y en la misma calle, todo ello debido al elevado número de camiones que hacen uso de la gasolinera, con independencia de la señalización que se pueda instalar para que limite su paso hacia el núcleo de Arroyo.

Todas estas consideraciones llevan a solicitar al Ministerio de Fomento la reconsideración de la solución conjunta planteada un estudio informativo y proyecto de una variante de la autovía A-62 que circunvale por el norte todas las zonas urbanizadas de Arroyo de la Encomienda, ya que el proyecto de trazado que se somete a información pública carece de dicho estudio informativo y no contempla alternativas suficiente para valorar tanto técnica, económica, urbanística, social y medio ambiente, etcétera, y ejecutar la más idónea.

Cinco millones por kilómetro

Visto el presupuesto de ejecución material, supone una inversión de aproximadamente cinco millones de euros por kilómetro, frente a los 3,5 millones que costaría en un terreno de orografía llana y sin riesgos geológico-geotécnicos aparentes, con características geométricas, estructurales y de diseño acorde con las normativas actualmente en vigor en materia estudios y proyectos de carreteras.

El municipio ha sufrido en los últimos 20 años un importante crecimiento urbanístico y demográfico y el casco urbano al día de hoy ha absorbido la autovía. Dicha solución desviaría el tráfico de largo recorrido por el bypass (variante) ya que esta autovía forma parte de la Red Trans-Europea E-80. Dicha solución reduciría el tráfico en la vía existente a la naturaleza de tráfico local.

El hecho de eliminar o empeorar los accesos desde la autovía a la trama urbana (calles) del municipio, que actualmente se tiene, conlleva un importante perjuicio a las familias que residen en él, mayores tiempo de recorridos, en mucho casos atascos con el consiguiente coste económico, así como al municipio en su conjunto, por la cantidad de centros comercial, que en algún caso es el pívot de la comunidad autónoma de Castila y León, instalación deportivas (campos de futbol, campos de rugby, campo de golf, pabellones deportivos, instalaciones para practicar el tenis y pádel, ocio y culturales para el disfrute no solo de los residentes en el municipio, sino también para aquellos que viven en poblaciones del área metropolitana de Valladolid.

Todo ello imposibilitaría en el futuro el desarrollo económico-social y demográfico del municipio, no permitiendo conseguir una población de 50.000 habitantes prevista en el planeamiento urbano.

En el caso de no considerarse esta opción, los cinco partidos puestos de acuerdo en Arroyo ofrecen dos alternativas más, una que ofrece pequeñas modificaciones siempre encaminadas a mejoras puntuales en el proyecto y fijando siempre como objetivo mantener la entrada y salida a la A-62 desde La Flecha en conexión con Parquesol y RÍO Shopping, y creando una salida adicional desde Arroyo y La Vega, sin eliminar ni complicar la entrada actual existente.

En este turno de ruegos y preguntas, el alcalde, Sarbelio Fernández, tomó la palabra sensiblemente molesto para advertir al concejal de Vecinos por Arroyo, Antonio Olmo: «Tendí la mano a todos para ir juntos en este tema y hacer causa común. Si usted quiere ir solo, caminará solo, pero así irá todo el mandato. No ha dicho nada ni ha hecho alegaciones, y luego me entero que ha metido alegaciones por su cuenta y riesgo».