La Universidad de Valladolid elige a su rector

A la izquierda, Daniel Miguel vota acompañado de José Carlos Cobos, que fue su vicerrector de Profesorado. A la derecha, Antonio Largo deposita su voto en la Facultad de Ciencias./A. G. E.
A la izquierda, Daniel Miguel vota acompañado de José Carlos Cobos, que fue su vicerrector de Profesorado. A la derecha, Antonio Largo deposita su voto en la Facultad de Ciencias. / A. G. E.

Daniel Miguel y Antonio Largo se enfrentan en una segunda vuelta de pronóstico incierto

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

A las 19 horas de hoy se cierran las urnas y alrededor de las 21:30 horas ya debería apuntarse quién será el rector de la Universidad de Valladolid durante los próximos cuatro años. Eso, si el recuento no se convierte en algo tan agónico como el que apartó a Jesús Quijano del puesto por un voto en beneficio de Evaristo Abril en el año 2006.

Porque el pronóstico para hoy resulta complicado, con ambos contendientes, Antonio Largo y Daniel Miguel, separados por tan solo una centésima del voto ponderado en la primera vuelta. «Favoritismos no hay ninguno, solo trabajo», advertía Largo, que ha seguido durante estas dos semanas «intentando llevar a la comunidad universitaria» su mensaje. El aspirante a desbancar al actual rector se mostraba «optimista», aunque en caso de triunfo tiene claro que sus primeras horas tras los comicios serán «para descansar un poco después de una campaña agotadora», antes de empezar a conformar su equipo y tomar las primeras decisiones.

A media mañana, el ritmo de votación de los estudiantes parecía menor que el que se vivió en la primera vuelta. Precisamente Largo consiguió entonces el doble de votos que Daniel Miguel entre los alumnos (1.500 contra 700, aproximadamente). «Espero conseguir el respaldo de los estudiantes y del resto de la comunidad universitaria», decía, sabedor de que su punto débil, hace quince días, fueron los profesores (especialmente funcionarios), porque también se impuso, con un margen ajustado, en los votos del personal de administración y servicios (331 a 305, sobre un censo de 999 posibles electores)..

Daniel Miguel, mientras tanto, vivía una situación inversa. Ganó en profesorado pero cayó en estudiantes. Tras depositar su voto acompañado por tres de los que han sido sus vicerrectores (José Carlos Cobos, Laura Palacio y Celedonio Álvarez), esperaba «un día tranquilo, sin incidencias y con mucha participación». Respecto a los alumnos, ha fortalecido su campaña «para hacer llegar las propuestas a los estudiantes» y se declaraba, como su rival, «optimista» respecto al resultado final. En todo caso, bromeaba, «lo primero» que hará al día siguiente de las elecciones será «firmar un montón de papeles» que esperan turno sobre su mesa. «No necesito pensar qué voy a hacer porque ya lo tengo bien claro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos