El corte de Panaderos complicará la circulación en el centro de Valladolid hasta septiembre

Las señales advierten ya de la prohibición de aparcar en Panaderos a partir del lunes., 24 de junio./J. Sanz
Las señales advierten ya de la prohibición de aparcar en Panaderos a partir del lunes., 24 de junio. / J. Sanz

Las obras, que costarán 182.000 euros, comenzarán el lunes (día 24) y permitirán ampliar las aceras y el arbolado

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los peatones serán los principales beneficiarios de la remodelación integral de la calle Panaderos, si bien «se mantendrá el número de plazas para vehículos a los dos lados de una calzada que se reducirá ligeramente» para ganar espacio en las aceras, anticipa el concejal de Movilidad, Luis Vélez, antes de pedir «disculpas anticipadas» por las molestias que generará el corte total de la calle Panaderos a la circulación (en toda su longitud entre las plazas de España y Caño Argales) a partir del próximo lunes, cuando comenzarán unas obras que se prolongarán hasta el próximo 6 de septiembre, primer día de las ferias.

Fases y cortes

Primera fase (entre la plaza de España y la calle General Ruiz).
Corte total al tráfico de la calle Panaderos entre el 24 de junio y el 6 de septiembre. La calle Divina Pastora será reversible para facilitar el acceso a los vados y al aparcamiento de El Campillo.
Segunda fase (entre General Ruiz y Nicolás Salmerón).
Corte al tráfico entre el 8 de julio y el 6 de septiembre. El paso por General Ruiz permanecerá abierto.
Tercera fase (cruce con General Ruiz).
El cruce de Panaderos con General Ruiz se cortará durante la primera quincena de agosto.

Los trabajos, en los que se invertirán 182.000 euros (122.000 para la urbanización en superficie y 60.000 para la renovación de las redes de agua y alcantarillado), se realizarán en tres fases, si bien desde el primer día permanecerá cortada la entrada a Panaderos desde la plaza de España. En la primera fase, que arranca el lunes, se cortará el tramo entre la plaza de España y el cruce con General Ruiz (permanecerá abierto y se podrá girar hacia Caño Argales durante estos primeros días).

El aparcamiento de El Campillo permanecerá abierto con entrada y salida por Divina Pastora

El aparcamiento de El Campillo, al igual que los tres vados afectados, se mantendrán abiertos durante estos más de dos meses con entrada y salida por la calle Divina Pastora, en la que se habilitará un carril en cada sentido (ahora solo se puede circular desde Panaderos hacia la plaza de Madrid por sus dos carriles). De manera que esta será la vía de paso tanto para el estacionamiento como para los propios industriales y vehículos que circulen por la calle Vega. «El acceso al mercado y al aparcamiento, así como a los vados, tan solo se limitará puntualmente cuando las obras lo requieran, pero se mantendrá abierto durante el grueso de la intervención», puntualiza el concejal, que el pasado viernes mantuvo una reunión con los industriales de El Campillo para concretar los pormenores del corte.

Catorce plazas más accesibles

La reurbanización de Panaderos busca ampliar el espacio para los peatones y, de paso, mejorar la accesibilidad a la fila de estacionamientos situada en el lateral del mercado, donde los conductores apenas cuentan con unos centímetros entre los árboles para salir y entrar de sus vehículos en las catorce plazas disponibles entre las calles Vega y Hostieros. Allí se habilitará ahora «una acera inferior de servicio para facilitar el acceso resolviendo los desniveles».

Los trabajos, además, reducirán «la excesiva anchura actual de la calzada» para dejarla en 3,5 metros con la misma configuración de un solo sentido de la circulación desde la plaza de España hacia Caño Argales. Y así se podrá ganar espacio en las aceras, que pasarán a tener un ancho mínimo de 2,04 metros en toda la calle Panaderos, lo que permitirá también ampliar «el arbolado ornamental a casi la totalidad de la vía». Las aceras se mantendrán adoquinadas y se adoquinarán también, como novedad, las plazas para vehículos a ambos lados de la calzada, que contarán con una anchura de dos metros y que mantendrán el mismo número que en la actualidad.

La intervención viene a ser la primera de gran envergadura que afronta el concejal de Movilidad Luis Vélez desde que asumió las competencias de conservación de las vías públicas, que durante la pasada legislatura estaban en manos del concejal de Urbanismo, Manuel Saravia. Durante las obras se aprovechará para renovar las redes subterráneas tanto de agua potable como de alcantarillo, en este caso a cargo de Aquavall.

A tiempo para las fiestas

La primera fase de las obras comienza este lunes y durante las diez semanas siguientes se irán solapando la segunda, con el corte de Panaderos entre los cruces con General Ruiz y Nicolás Salmerón a partir del 8 de julio (y hasta el 6 septiembre), y la tercera, cuando se cortarán también la intersección con General Ruiz durante la primera quincena de agosto.

De manera que la calle Panaderos, si todo va bien, estrenará aceras más anchas y arbolado a tiempo para el inicio de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo el día 6 de septiembre.