Absuelto el abogado vallisoletano que fue acusado de abuso sexual por una cliente

Sede de los juzgados vallisoletanos, en la calle Angustías. / MIGUEL ÁNGEL SANTOS
Sede de los juzgados vallisoletanos, en la calle Angustías. / MIGUEL ÁNGEL SANTOS

La jueza da credibilidad a los tres testigos que oyeron a la mujer amenazar al letrado con que «iba a arruinarle la vida» por cómo llevó su caso

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El Juzgado de lo Penal número 2 ha absuelto al letrado vallisoletano que en diciembre del año pasado se sentó en el banquillo, acusado de un delito de abusos sexuales, cometidos supuestamente contra una clienta con la que mantenía una relación de asesoramiento profesional. La Fiscalía solicitó para el abogado una multa de 21 meses (6.000 euros), mientras que la acusación particular elevaba la pena hasta los 27 meses de cárcel y el abono de 30.000 euros por daños morales sufridos por la denunciante. La denunciante pedía además la prohibición de acercarse a ella a menos de 500 metros, así como comunicarse con la misma mediante medios electrónicos.

Por su parte, el letrado insistió en el juicio que se trataba de «una denuncia falsa», motivada por cómo entendía su clienta que había llevado el procedimiento de su divorcio.

Los hechos, que fueron investigados por el Juzgado de Instrucción número 3 de la capital, después de que la mujer formalizase la denuncia en la Comisaría de Delicias el 27 de enero de 2017, tuvieron lugar en el despacho profesional del letrado J. R., que ejerce la abogacía desde hace más de 20 años.

Como clienta, la denunciante había acudido al mismo para que el letrado se encargase de un procedimiento civil de divorcio, en el que existía además la liquidación de los bienes matrimoniales.

Según la mujer, en una de la reuniones el abogado le agarró por la cintura y trató de besarla con su oposición. La clienta había sido citada por el letrado sobre las 13 horas de ese día para tratar temas de su separación.

El acusado sostuvo que al comunicarle el resultado de la tasación de la vivienda familiar, y de las negociaciones con el abogado contrario, a la mujer no le gustó, y empezó a llamarle «estafador y a faltarle el respeto» diciéndole que le había engañado.

No obstante reconoció en la vista oral, celebrada el pasado 20 de diciembre, que al oír los insultos de la denunciante «reaccionó muy mal, la llamó sinvergüenza y mil cosas más, y la echó del despacho».

En la discusión en la oficina, el acusado, que negó haberla arrinconado, le dijo además que la iba a demandar y reclamar los honorarios. Durante el juicio declararon tres testigos que se hallaban en ese momento en una sala conjunta.

Precisamente, en la sentencia del pasado 3 de enero, la magistrada recuerda que esos tres testigos coinciden en afirmar que se produjo «una situación de tensión, que no hubo insultos, y que la clienta amenazó a J. R. con arruinarle la vida».

Credibilidad de los testigos

La jueza da credibilidad a estos tres testimonios, que afirmaron que «no se produjo ninguna agresión, tocamiento o similar».

Y añade el fallo que «frente a las dudas que el Ministerio Fiscal y la acusación particular plantean sobre la veracidad de sus testimonios, lo cierto es que no existe ningún elemento que permita llegar a la conclusión de que los testigos estén faltando a la verdad, o hayan construido su testimonio a los únicos fines de exculpar al acusado, siendo los tres claros, coincidentes y verosímiles, por lo que no existe ningún motivo que permita dudar de la realidad de los hechos que describen».

Es por ello que la magistrada de lo Penal 2 absuelve al letrado del delito de abusos sexuales por el que fue acusado, y declara las costas de oficio. La sentencia puede ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial de Valladolid.