Zamarramala, el símbolo del «presente y el futuro de la mujer»

Las alcaldesas de la fiesta de las águedas de Zamarramala prenden el pelele en los actos de este domingo. /Nacho Valverde-Ical
Las alcaldesas de la fiesta de las águedas de Zamarramala prenden el pelele en los actos de este domingo. / Nacho Valverde-Ical

El barrio incorporado segoviano celebra la festividad de las águedas, declarada de Interés Turístico Nacional, y entrega los nombramientos de este año

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Salvo por el retraso que ha acumulado consecución de los actos, el ritual en honor de Santa Águeda no se salió del guion dictado y escrito por la tradición. El barrio incorporado segoviano de Zamarramala, engalanado como cada primer domingo después del 5 de febrero, ha ensalzado un año más la celebración del matriarcado. Ellas, las mujeres, toman el bastón de mando por unos días para recordar la lucha histórica por la igualdad.

Fiestas de Santa Águeda

El folklórico ceremonial es hoy una fiesta declarada de Interés Turístico Nacional que atrae a centenares de personas que participan de una tradición cuyo origen se retrotrae a 1227, cuando las zamarriegas arrebataron las alabardas a los moros que habían ocupado el Alcázar.

Las voces de «¡Viva Santa Águeda!» prorrogaron la escenificación de la tradición. El cortejo encabezado por el párroco y las alcaldesas, Elisabet y Débora Velasco, recogió a las autoridades y galardonados de este año. Al son de la dulzaina y el tamboril, el séquito de manteos y mantones se dirigió a la parroquia zamarriega para sacar en procesión a la santa, cuya imagen fue portada en andas por las aguederas.

El pendón abrió el desfile; mientras tanto, las mujeres ataviadas con el traje y las joyas típicas bailaron las tradicionales revoladas y jotas en el paseíllo procesional. El ceremonial siguió el guion ancestral. Entre vítores y olés, la comitiva alcanzó el final de la calle Real Alta. Allí, un veterano y un joven del barrio realizaron el juego de las banderas y la escolta de las alabardas arrebatadas a los sarracenos en la reconquista del Alcázar.

De vuelta a la parroquia, el séquito se disgregó: unos siguieron la eucaristía; otros alimentaban el buche en las casetas y bares con la reparadora tajada de chorizo; y muchos se apostaban alrededor del escenario donde minutos más tarde iba a tener lugar la entrega de las distinciones.

«Coraje, fuerza y respeto por los hombres»

El periodista Luis del Olmo recogió el 'Matahombres de Oro' de este año. A sus 82 años y con una notable colección de premios a su trayectoria profesional, el bierzano afirmó sentirse «afortunado y muy emocionado» con la distinción aguedera. Incluso más que con alguno de los galardones radiofónicos conseguidos.

«La mujer tiene un futuro muy superior al del hombre», subrayó al dejar entrever los avances logrados por el feminismo en los últimos tiempos. La carga simbólica de los fastos en honor de Santa Águeda revela no solo los retos que todavía ha de alcanzar la mujer, sino también ensalza las conquistas en pos de la igualdad. En este sentido, el 'Matahombres de Oro' ha elogiado «el coraje, la valentía, la fuerza y el respeto por los hombres» demostrado desde antaño por la mujer de Zamarramala, la cual representa un «ejemplo» a seguir para el resto de mujeres en España, ha añadido en su agradecimiento por el reconocimiento.

Al enaltecer el papel importante que desempeña la mujer en la actualidad, Luis del Olmo ha hecho hincapié en destacar los avances cosechados en muchos ámbitos de la sociedad y que se concretan, por ejemplo, en la ocupación de relevantes puestos «en la administración y sobre todo en la política». El comunicador se ha congratulado así de que «la mujer no es solo presente, sino también futuro». Y en el caso de las zamarriegas, ha insistido en aplaudir el «homenaje permanente» a las mujeres del barrio incorporado segoviano «por su presente y sobre todo por su historia», al mismo tiempo que ha hecho un guiño para que las mujeres «no se olviden de los hombres porque también existen».

Agradecido al Concejo de Aguederas del barrio incorporado por haberle hecho cumplir «un sueño» al recibir este reconocimiento, el periodista berciano también se ha referido a la fuerza que ha adquirido el movimiento feminista, como se vio el año pasado en las multitudinarias celebraciones del 8 de marzo. «Las manifestaciones capitaneadas por la mujer han de ser un éxito y un ejemplo para prosperar en este país de nuestros dolores y nuestros amores».

Una mayor visibilidad

La Asociación Segoviana de Esclerosis Múltiple (ASGEM) recibió el título de 'Ome Bueno e Leal' que concede el Concejo de Aguederas. Su presidente, Mariano Fraile, agradeció también la distinción, la cual significa un reconocimiento y una oportunidad «para hacer visible» el trabajo que se lleva a cabo a favor de estos enfermos y de sus familias y que se centran fundamentalmente en tratamientos de fisioterapia para ralentizar en la medida de lo posible el avance de la patología y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

La pregonera de este año ha sido la atleta Carolina Martín, cuatro veces campeona del Mundo, cinco de citas europeas y más de 20 veces campeona de España. En su intervención ha querido dar las gracias a todas las mujeres por lo que significan hoy y por su generosidad al «dar cada día todo a todos». «Somos valientes, trabajadoras, luchadoras y tenemos muchas ganas de hacer cosas», ha ensalzado en su discurso.

También han recibido sus respectivos reconocimientos como Aguederas Honorarias y Perpetuas la directora creativa de Ambientair Aromas, Beatriz López; al arqueóloga Isabel Marqués, la secretaria del Patronato del Alcázar, Blanca Collar de Cáceres, y Sonia Sanz Ramos, por haber sido catequista en Zamarramala durante los últimos ocho años.

Y como manda la tradición, al final en la plaza de las Alcaldesa ardió el pelele para quemar con él la desigualdad entre sexos, la discriminación que padece aún la mujer y la violencia machista.

 

Fotos

Vídeos