La construcción de una planta fotovoltaica en Segovia dará empleo temporal a 400 personas

Paneles en una instalación fotovoltaica de la región./El Norte
Paneles en una instalación fotovoltaica de la región. / El Norte

El Ayuntamiento concede licencia de obras para la instalación de la planta en Perogordo, que creará una quincena de puestos de trabajo permanentes

QUIQUE YUSTESegovia

El Ayuntamiento de Segovia ha concedido la licencia urbanística de obras para la instalación de una central solar fotovoltaica en el término de Perogordo. Se trata de un nuevo paso administrativo para el montaje de la planta después de que el pasado noviembre la junta de gobierno aprobase la autorización de uso excepcional de suelo rústico. Según explicó la alcaldesa, Clara Luquero, el proyecto, que prevé una inversión de 25 millones de euros, «generará 400 empleos en la fase de construcción», así como otros quince posteriormente para realizar los correspondientes trabajos en la planta.

El proyecto de Mursolar 24, sociedad del grupo X-Elio, tiene por objeto la construcción de una planta de generación eléctrica mediante paneles fotovoltaicos denominada central solar fotovoltaica CSF Perogordo, con una potencia total de 50 megavatios. La energía generada se venderá mediante conexión de la instalación a la red de distribución eléctrica, siendo el punto de conexión previsto la subestación de Perogordo. La conexión de la planta solar con esta punto obligará a la construcción de una subestación particular y de una línea de alta tensión subterránea para la evacuación de energía.

La planta se ubicará en unas parcelas que suman 182 hectáreas de superficie, aunque el espacio total que ocupará la planta es de 113 hectáreas. El uso actual de los terrenos es de cultivos de secano. El terreno limita con la SG-20, con la línea del tren de alta velocidad y con caminos parcelarios. Toda la zona quedará definida por un vallado perimetral de tipo cinegético dotado de cancela de entrada con dimensiones adecuadas para el paso de personas y vehículos.

Durante la construcción de la planta está prevista la limpieza y el desbroce del terreno para su posterior nivelación, según se recoge en la declaración de impacto ambiental favorable emitida el pasado octubre por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

El proyecto también incluye un plan de desmantelamiento de las instalaciones tras la vida útil de las mismas –que no se concreta–, así como las acciones a realizar para devolver el suelo a sus condiciones de uso originales (uso agrícola). La licencia de obras concedida ayer por el Ayuntamiento establece que las obras deberán comenzar en un plazo máximo de seis meses desde la notificación de la licencia. Además, no podrán ser interrumpidas más de un año y tendrán un plazo máximo de ejecución de tres.

Medidas preventivas

La declaración de impacto ambiental del Gobierno regional recoge una serie de medidas preventivas y correctoras, relacionadas con las distancias necesarias respecto a núcleos urbanos, vías de comunicación o recursos hídricos; la protección de los caminos presentes en el área de actuación, con especial atención al Cordel de Paredones, Cordel de Abades y camino de Torredondo a Perogordo; la protección de la fauna, la vegetación y la atmósfera. Durante la fase de obras deberá realizarse la señalización y balizamiento de la Cruz de Piedra y de los restos de una edificación tradicional, ya en término municipal de Segovia.