Medio centenar de obras en tres meses ponen a prueba la paciencia de los segovianos

Los coches circulan por un solo carril por las obras que se llevan a cabo en Ezequiel González. /A. de Torre
Los coches circulan por un solo carril por las obras que se llevan a cabo en Ezequiel González. / A. de Torre

La mayoría de los trabajos están previstos dentro del plan de asfaltado que tuvo que postergarse el año pasado

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegovia

Los segovianos van a convivir como mínimo hasta final del actual mandato corporativo en el Ayuntamiento con zanjas, cuadrillas de obreros, camiones, excavadoras, balizas, conos, vallas, precintos y señales de tráfico con el fondo amarillo que indican cambios momentáneos en la circulación debido a la ejecución de obras. Males necesarios. La intención del equipo de gobierno no era en principio que se apelotonaran en el calendario en apenas tres meses, detalla la concejala de Obras y Servicios, Paloma Maroto.

Más información

La nueva ley de contratación pública ha contribuido de manera decisiva a esa concentración, añade la edil. Entre los que ya están en marcha y los trabajos programados que se desarrollarán de aquí a junio (e incluso más allá de ese horizonte temporal), la lista de obras suma en torno a medio centenar de actuaciones. De ahí que el equipo de gobierno socialista, liderado por la alcaldesa Clara Luquero, haga un llamamiento a la paciencia de los ciudadanos.

Una de las intervenciones más llamativas y que más repercutirá en el día a día de la ciudad es la que se ejecuta desde este lunes en la avenida Padre Claret. Además del corte de tráfico que afecta al tramo que discurre desde la rotonda de Dionisio Duque hasta el cruce con Soldado Español, el cual ha quedado tomado por las máquinas y los obreros para continuar con la pavimentación iniciada en febrero, los usuarios del 'parking' tendrán un acceso y una salida menos durante las seis semanas que se prolongarán las obras.

Hormigón y asfalto

Cabe recordar que el Ayuntamiento llegó a un acuerdo millonario con Isolux-Corsán, empresa concesionaria del aparcamiento de Padre Claret, que originalmente debía responsabilizarse del mantenimiento de la calzada situada en la superficie del subterráneo.

Las reparaciones llevadas a cabo para tratar de atajar de una vez por todas la formación habitual de baches y hundimientos en esta transitada calzada no han surtido el efecto deseado por los responsables municipales, que ahora han apostado por la sustitución del adoquín por losa de hormigón que se armará con mallazo y se trabajará con la estructura que ya existe mediante la aplicación de un puente de unión y unas horquillas de acero corrugado, según la exposición técnica del Ayuntamiento. Cuando termine de colocarse, se procederá al asfaltado.

El cierre del citado tramo de la avenida hace que a lo largo de seis semanas el tráfico se desvíe en ambos sentidos por Soldado Español desde la rotonda de Dionisio Duque hasta el cruce de Padre Claret con la citada calle. Este recorrido alternativo puede provocar retenciones en las horas punta, advierten fuentes del Consistorio, que una vez más apelan a la paciencia. Este lunes, los atascos fueron ocasionales y la Policía Local reguló el paso de los vehículos en los momentos de más congestión.

Alamillo, hasta junio

No muy lejos de allí, en el barrio del Salvador también trabajan las máquinas desde hace unas semanas en la calle Alamillo, la cual permanecerá cerrada unos cuatro meses más, hasta casi el mes de julio. Es una de las contadas excepciones que se van a ir más allá del mandato corporativo que acaba con las elecciones del 26 de mayo.

El Consistorio ejecuta una reurbanización integral de la travesía, que incluye la renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento. Paloma Maroto también cita la mejora del sistema de alumbrado público, que pasará a estar formado por lámparas led manteniendo el brazo de las farolas que ya existen en la calle. Asimismo, habrá mejoras en el servicio de telefonía y en el eléctrico, sin olvidar la pavimentación del tramo que va entre la calle Pedro de Fuentidueña y la propia travesía de Alamillo. Aquí sí se volverá a colocar el adoquín de granito.

Otra de las actuaciones que se desarrollan a día de hoy se localiza en Ezequiel González. En concreto, se trata de la renovación de la red de saneamiento municipal. El tramo afectado inutiliza un carril entre la glorieta Sancti Spiritu y la rotonda de la Policía, aunque no ha sido necesario cortar el tráfico ni habilitar desvíos, precisa la concejala. Por lo tanto, no está previsto que haya interrupciones del tránsito por las vías de La Piedad, Velódromo y Los Barreros, ya que se prevé que en los cruces con estas arterias los trabajos se realicen en dos fases, de manera que siempre sea posible su utilización.

«La actuación en Ezequiel González obliga a dejar solo un carril, pero no se corta el tráfico» paloma maroto, concejala de obras y servicios

Las obras también incluyen el saneamiento de todas aquellas zonas que han sufrido hundimientos, además de la renovación del paquete de firmes, que incluirá una losa de hormigón armada sobre la que se dará una capa de rodadura a base de asfalto de cinco centímetros de espesor. Esta capa final correrá a cargo del servicio de Fomento de la Junta de Castilla y León, titular de la vía.

En San Lorenzo

A la lista de trabajos se ha sumado este lunes una nueva localización dentro del paquete de obras en ejecución en San Lorenzo. La concejala confirma que han dado comienzo los trabajos de renovación de las conducciones de agua en el entorno de la plaza del barrio. Le toca el turno a Cardenal Zúñiga, lo que condiciona el paso desde la plaza hacia Jerónimo de Aliaga. Cuando terminen, se asfaltará la zona.

Misma operación en la confluencia entre Los Vargas y Santa Catalina y en Terminillo, donde no ha se ha requerido cortar el tráfico, matiza Maroto. En cuanto a los trabajos en la carretera de San Cristóbal, el trajín solo permite el acceso a los garajes.

Como en los dibujos animados, no se vayan todavía, aún hay más. De hecho, 44 más, que son las intervenciones programadas en el plan de asfaltado aplazado del año pasado y que abarca prácticamente todos los barrios de la ciudad. Su dotación total es superior a los 600.000 euros. Las obras fueron adjudicadas en diciembre de 2018 para cumplir con la nueva ley de contratación pública y aprovechar los remanentes de la caja municipal. La previsión es que esta oleada de pequeñas obras empiece a finales de este mes y principios de abril.