El despacho que asesoró a Caja Segovia trabajó también con la excúpula procesada de Novacaixagalicia

Enrique Quintanilla se sienta en el inicio de la sesión de ayer. /De Torre
Enrique Quintanilla se sienta en el inicio de la sesión de ayer. / De Torre

Enrique Quintanilla, exsubdirector de Medios de Caja Segovia, afirma que «es difícil cumplir en tres o cuatro años un plan estratégico de cinco»

César Blanco Elipe
CÉSAR BLANCO ELIPESegiovia

El que fuera subdirector de Medios y responsable de Recursos Humanos de Caja Segovia, Enrique Quintanilla, abrió la segunda jornada de declaraciones de los encausados en el juicio por las prejubilaciones. En una de sus respuestas señaló que el plan estratégico diseñado para el periodo 2007-2011 «no se cumplió». El abogado de la acusación particular que ejerce la Fundación Caja Segovia, Rafael Yturriaga, ahondó en este aspecto, ya que piensa que derivó en las modificaciones introducidas en los años 2008 y 2010 en los planes de prejubilaciones de la entidad. Quintanilla reiteró que «es difícil cumplir en tres o cuatro años un plan estratégico de cinco», en referencia al viraje que dio a la situación de la entidad a raíz de su incorporación al SIP encabezado por Caja Madrid, que a la postre daría lugar a Bankia.

Al interrogar el abogado de la fundación por quién ideó los cambios en los planes de prejubilación, Enrique Quintanilla señaló a los «consultores». En este punto, Yturriaga le citó el nombre del despacho Pradas y Cebrián y Quintanilla lo confirmó. El letrado de la acusación particular precisó a la salida de la vista de ayer que dicha oficina también prestó asesoramiento en Novacaixagalicia, cuyos responsables fueron procesados por un caso similar al de la entidad segoviana. Su cúpula también se sentó en el banquillo por unas prejubilaciones millonarias y el despacho asesor resultó condenado, afirmaron las acusaciones.

Al hilo de este interrogatorio, reveló que el asesoramiento posterior para la segunda de las modificaciones del plan de prejubilaciones se concertó con otro despacho externo: Garrigues, con cuyos servicios la Caja «mantenía una relación fluida desde 2009». La entidad se pone en contacto con esta empresa externa cuando se constituye el grupo financiero BFA, matriz de Bankia, añadió Enrique Quintanilla. Así pues, el exsubdirector de Medios incidió en que los movimientos que se hicieron en los planes de prejubilación respondieron a una auditoría previa y asesoramiento externo.

También explicó cómo se calculó la base para la retribución por la prejubilación. Para el resto de empleados se realizaba mediante el 80% del salario que cobraban por convenio, y el 50% de los conceptos extra. Para los directivos se estableció la media del 74,7% de la retribución bruta.