Todo Cuéllar vibra al son del ‘A por ellos’ en el arranque de sus fiestas patronales

Los cuellaranos, enfervorizados, entonan el ‘A por ellos’, ayer, durante la apertura oficial de las fiestas. Mónica Rico/
Los cuellaranos, enfervorizados, entonan el ‘A por ellos’, ayer, durante la apertura oficial de las fiestas. Mónica Rico

La villa inaugura las celebraciones con el pregón de André Viard y al ritmo de la popular jota local

MÓNICA RICOcuéllar

Tras un intenso viernes de toros, víspera de las fiestas, marcado por la buena temperatura y la cantidad de actividades, seguidas por numeroso público, los cuellaranos disfrutaron ayer de su día grande, con el que se dan comienzo a seis intensos días llenos de iniciativas, entre las que destacan la celebración de sus encierros, los más antiguos de España, declarados de Interés Turístico Nacional y Patrimonio Cultural Inmaterial de los cuellaranos.

Tras una tranquila mañana, en la que los vecinos aprovecharon para descansar y realizar los últimos preparativos para estos días, la actividad comenzaba en torno a las 19:00 horas, cuando los grupos de amigos y las peñas se iban concentrando en sus sedes y locales para, poco a poco, ponerse en marcha hacia la vorágine de actividad que les esperaba en el inicio de las fiestas.

Uno de los puntos neurálgicos de la localidad era la plaza de Santo Tomé, en cuya capilla se encontraba la imagen de Nuestra Señora la Virgen del Rosario. Allí las peñas comenzaban a poner su magia a las fiestas, con su colorido y sus animadas charangas, mientras que en el interior del templo se sucedían las imágenes con la patrona de la villa.

El otro centro de actividad era la plaza Mayor, donde poco a poco los vecinos se iban situadno para tomar posiciones y tener el mejor punto de vista posible para todo lo que se avecinaba a continuación.

A las 19:30 horas comenzaba la apertura oficial de las fiestas. El repique de la campana del Ayuntamiento convocando a Concejo a todos los vecinos era la señal que muchos esperaban para que diera inicio el ritual. Mientras la plaza Mayor se iba llenando poco a poco de vecinos, al igual que sus calles adyacentes, en la plaza de Santo Tomé se iniciaba la procesión con la imagen, portada por miembros de las cuatro peñas oficiales con las que este año cuenta la localidad.

Tras salir desde el templo, aclamada por cientos de vecinos, la imagen de la patrona recorrió las calles que la llevaban hasta la plaza Mayor, seguida de uno de los sacerdotes de la parroquia, varios miembros de la Corporación municipal, la Corregidora y sus damas, las peñas y la Banda Municipal de Música de Cuéllar, que, entre otros temas, interpretó la marcha dedicada a la Virgen del Rosario y compuesta por el músico cuellarano Rubén Darío Valentín.

Cuando la procesión hacía su entrada en la plaza Mayor, miles de personas esperaban ya impacientes el comienzo de sus fiestas. Pero aún faltaban algunos detalles, como la entrada de la Virgen y las autoridades a la iglesia de San Miguel, donde se celebró una ofrenda floral, para después dirigirse hacia el balcón de la Casa Consistorial, donde se sucedieron los actos.

Para entonces la Plaza Mayor ya era un hervidero de gente, euforia, alegría y entusiasmo. Miles de cuellaranos y visitantes se agolpaban ya impacientes para disfrutar del inicio de las fiestas, mientras disfrutaban realizando divertidas fotografías, coreando el nombre de Cuéllar, o saltando y bailando.

Tras unos intensos minutos de espera, todos los allí presentes dirigían sus miradas al balcón central del Ayuntamiento, donde el alcalde, maestro de ceremonias, comenzó los actos con el nombramiento oficial de la Corregidora de las Fiestas de los Encierros de Cuéllar 2015, Lorena Moreno de la Calle, y de las Damas de Honor, Cristina Benito Viloria y Sheila Alonso Escribano. Seguidamente el nombramiento fue para el pregonero, un cargo que este año ostenta el periodista y escritor francés, especialista en el mundo taurino, André Viard.

Durante su intervención, Viard, hizo todo alegato a favor de la fiesta de los toros, apelando a los más de ocho siglos de antigüedad de los encierros de la localidad, y llamando a los cuellaranos a reivindicar su identidad, recordando que incluso ni el castillo estaba construido cuando los toros ya corrían por las calles de la villa. Pidió a los vecinos que cabalgando con los toros en el campo y las calles este año, lancen un grito de libertad contra aquellos que quieren acabar con la fiesta taurina, asegurando que nadie podrá contra la voluntad del pueblo. Y aún realizó una solicitud más: «Cuellaranos, corred vuestros toros para reivindicar vuestra libertad, corredlos para defender vuestro modo de vida, y corredlos para asegurar el futuro de vuestros hijos».

Mientras, desde la plaza, los miles de vecinos allí reunidos iban coreando cada una de sus palabras, mientras esperaban ansiosos el final. Tras varios intensos minutos, Viard proclamaba las palabras que todos los asistentes esperaban: Cuellaranos, a por ellos, y en ese momento se desataba la euforia y la alegría entre los vecinos.

Entre los gritos y aplausos, la Banda Municipal de Música de la localidad volvía a ser protagonista y sus sones se escuchaban por encima de las voces, mientras interpretaban la tradicional jota A por ellos, compuesta por el músico cuellarano Cecilio de Benito, de quien este año se cumple el 75 aniversario de su fallecimiento. La canción se ha convertido en todo un himno de las fiestas de la localidad y con la interpretación de sus primeros compases, miles de personas comenzaban a subir los brazos, corear y bailar. La fiesta había comenzado.

Tanto los vecinos en la plaza como las autoridades en el balcón, bailaron juntos el popular tema, con el que se dieron por inauguradas las fiestas, y que daba el pistoletazo de salida a la multitud de actividades que se desarrollarán desde hoy y hasta el próximo jueves.

Pero aún faltaban muchos actos por disfrutar. Tras la euforia inicial y los cánticos, poco a poco comenzaba el desfile de peñas y pandas con sus madrinas: por la Panda El Soto, Vanesa Sanz; Peña El Embudo, Paula de la Calle; Peña El Pañuelo, Laura Suárez; y Peña La Plaga, Yésica Martín. Las peñas y pandas oficiales comenzaron su descenso por la calle San Pedro, mientras el resto de los allí presentes iba, poco a poco, abandonando la plaza. Algunos lo hacían siguiendo al desfile, y durante su bajada por las calles, pedían a los vecinos que lanzasen agua, lo que también es una de las tradiciones ya arraigadas en este comienzo de fiesta. Los vecinos se animaban y, con jarras, cubos, e incluso mangueras, ayudaron a aliviar el calor que acompañó a los vecinos y visitantes en este inicio de las fiestas.

Otros optaban por descender por las calles adyacentes y disfrutar ya del inicio de la fiesta o bien reunirse en las casas o peñas con loso amigos y la familia, para disfrutar, de forma más tranquila, de los primeros momentos de las fiestas.

Tras el intenso inicio, la música fue la protagonista de la noche, con actividades para todos los públicos y gustos. Los más jóvenes disfrutaron en la plaza de la Huerta Herrera de la Fiesta 40 Principales, una iniciativa organizada por la Hostelería de la calle Ávila en colaboración con el Ayuntamiento de Cuéllar, que está cobrando un gran auge en los últimos años.

En el filo de la medianoche, la plaza de Los Coches acogía el popular baile de rueda nocturno, una iniciativa que cada año desarrolla la Peña La Plaga, mientras que la plaza de La Soledad se rendía a la música de la orquesta Nueva Banda.

 

Fotos

Vídeos