FÚTBOL - Segunda B

Unionistas sigue a la baja y cae con justicia en Vigo (2-1)

Ribelles y Portilla persiguen a un rival del Celta B. /
Ribelles y Portilla persiguen a un rival del Celta B.

El equipo salmantino es inferior al filial del Celta e iguala los pobres números de su primera vuelta tras un partido que pudo empatar en la prolongación con un cabezado de Admonio

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Unionistas se ha empeñado en igualar su mal inicio de la primera vuelta y ya lo logró. El equipo salmantino cayó esta tarde con todo merecimiento en el campo del Celta B -el segundo más propicio del grupo I hasta la fecha para puntuar- por un resultado de 2-1 y iguala así en las diez primeras jornadas de la segunda vuelta los pobres 10 puntos de los 10 primeros encuentros del campeonato. Y es que con la derrota de esta tarde, los de Roberto Aguirre llevan en las últimas ocho jornadas solo una victoria, tres empates y cuatro derrotas que no descabalgan todavía a Unionistas de la décima plaza del campeonato pero que ve cómo la renta con los perseguidores se empieza a reducir ya a la mínima expresión. Eso sí, gracias a las derrotas de Las Palmas y Unión Adarve, la renta con el play-out y el descenso directo sigue siendo de seis y nueve puntos respectivamente... y ya quedan solo nueve jornadas por delante.

Pero lo que más puede preocupar a los aficionados de Unionistas es que la imagen del equipo se ha ido diluyendo con el paso de los encuentros de la segunda vuelta. Ganó al Navalcarnero en casa con un tanto en propia puerta de los madrileños, empató en Valladolid en la prolongación con gol del portero Molina, no pasó del empate en casa con el Internacional en un partido soporífero y ayer perdió con toda justicia en Vigo. Y además se enfrenta a cuatro partidos por delante con rivales de mucha entidad como el Fuenlabrada, líder, la Ponferradina fuera, sexta, recibe a un Burgos al alza y va al Helmántico...

Unionistas conocía los resultados de los rivales directos de la mañana que se le acercaban en la tabla tras los triunfos del Burgos, del Valladolid B el sábado o el empate del Internacional ante la Cultural. Un aliciente más para buscar puntuar en Vigo.

Aguirre planteó un once con dos novedades en Barreiro con el regreso de Unai Hernández a la izquierda y con la primera titularidad de Portilla en la medular del equipo, en detrimento de Góngora y Blas, con lo que Piojo se colocó en el lateral derecho y Gallego en el izquierdo. Pero desde el inicio, Ibán Salvador fue un constante quebradero de cabeza para la zaga de Unionistas, desquiciando a varios jugadores charros durante el partido. Y además decidió el choque con dos goles.

En los lógicos primeros minutos de tanteo el balón fue para el filial céltico con un Unionistas que salía rápido a la contra y lo hizo con peligro en varias ocasiones al igual que los locales. Disparos desde fuera del área fueron los primeros acercamientos de ambos equipos -Salvador en los locales, y Ribelles y Unai en los visitantes-. Y a la contra también ambos lograron sus primeras opciones serias. En el 9 Apeh se quedaba solo ante Molina pero un mal control del delantero frustró la acción del Celta B, y en el 10 y tras un robo, el esférico acabó en la derecha para Javi Navas y su centro tras remate de Unai llegando en segunda línea lo desvió un central a saque de esquina.

Innecesario penalti

Todo estaba igualado hasta que Carlos de la Nava cometió un innecesario penalti sobre Apeh en el 13 tras un saque de falta lateral. Ibán Salvador lo lanzó en el 14 engañando a Molina para hacer el 1-0 para los locales. Unionistas subió líneas a partir del gol del Celta B y el conjunto vigués prefirió esperar para sorprender a la contra dejándose someter consciente de la rapidez de de Apeh y Salvador. En el 25 Salvador habilitó para Apeh, interceptan el balón los centrales charros pero Bermejo llega desde atrás para lanzar desde la frontal y el balón sale a la derecha de Molina muy cerca del palo. Fue un aviso más porque en el siguiente no hubo perdón. De un cabezazo en campo propio llegó el segundo del Celta B. Entre Apeh y Salvador le ganan la partida a Admonio, y el de Guinea Ecuatorial se presenta ante Molina para batirle al palo largo.

El partido para Unionistas parecía quedar tocado, pero el equipo salmantino tuvo arrestos para meterse de nuevo en el choque por la vía rápida. Fue en el 35 cuando tras una falta colgada al área y tras varios rechaces, el balón le cae en la izquierda a Garrido que se saca una poderosa semivolea para batir al meta local de poderoso disparo.

De ahí al descanso el partido perdió ritmo y lo más reseñable es que el colegiado perdonó la roja directa al unionista Portilla por agredir con el codo a un Salvador que traía local a la zaga salmantina.

En la segunda parte, no tenía otra, Unionistas solo tenía la opción de salir a mandar en busca del empate. Pero este querer y no poder con el paso de los minutos dejaba a la retaguardia charra con muchos riesgos. De hecho, fue el Celta el que mereció ampliar su renta en más de una ocasión a la contra.

Así, ya en el 52 y tras un centro lateral Bermejo se quedo solo ante Molina, el jugador del Celta intenta controlar pero se le escapó con todo a su favor para fusilar. La más clara para matar el partido llegó en el 67, de nuevo a la contra, cuando Pastrana tuvo el tercero por la izquierda pero cruzó en exceso por muy poco ante Molina.

A falta de 15 minutos para la conclusión, Aguirre apostó por un doble cambio con Jorge Hernández y Góngora por Carlos de la Nava y el goleador Garrido. E incluso pudo igualar Unionistas con el tiempo cumplido porque un cabezazo de Admonio lo detuvo el meta al primer palo tras falta botada por Portilla.