ATLETISMO

Mario García Romo también se marcha a 'hacer las américas'... hasta 2022

Mario García Romo, en el Europeo sub-20 de Grosseto en Italia. /
Mario García Romo, en el Europeo sub-20 de Grosseto en Italia.

El salmantino, una de las grandes promesas del atletismo nacional, se va a compatibilizar atletismo y estudios a la universidad americana de Mississippi

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Otra firme promesa del atletismo salmantino que decide hacer las maletas para poder compatibilizar mejor estudios y su pasión deportiva. Y lo hace nada menos que hasta el año 2022. Mario García Romo (Playas de Castellón), una de las grandes promesas del atletismo nacional y que apunta no solo a ser una referencia en España en el 1.500 sino que todo indica que tendrá un importante recorrido a nivel internacional, anunciaba hace unos días en sus redes sociales que se va a Estados Unidos. Los últimos años han hecho lo mismo prometedores atletas charros como Lorena Martín, Marta Pescador o el propio hermano mayor de Mario, Jaime García Romo, que está en la Eastern Kentucky University.

Mario García Romo, que está haciendo una temporada espectacular siendo campeón de España de 3.000 metros sub-20, subcampeón nacional de cross sub-20, quinto en el prestigioso Cross de Edimburgo con Europa, noveno y oro por equipos sub-20 en el Europeo..., irá a una 'cercana' a la de su hermano, «más o menos a una hora de avión», señala el de Villar de Gallimazo, que acudirá a la 'University of Mississippi' para seguir cursando allí los estudios de Biotecnología que ha iniciado este curso en Salamanca.

«Lo principal es el tema de poder compatibilizar mejor estudios y atletismo. Aquí lo apruebo todo y con buenas notas», confiesa el pupilo de Lucio Rodríguez, que añade que «en los últimos meses he acabado de tomar la decisión porque he estado muy estresado. Aquí no hay equilibrio, tengo el mismo horario que cualquier estudiante, mis prácticas por la tarde, mismas fechas de exámenes aunque alguno he podido cambiar gracias a los profesores. Pero allí tienes muchas más facilidades. Si tengo entrenamiento a una hora concreta me cambian las clases o puedo hacerlas por Skype o en tutorías con los profesores... Los exámenes nunca coinciden con las competiciones...».

El salmantino admite que «me lo he pensado mucho, porquemucha de la gente que va a Estados Unidos no logra mejorar sus marcas allí. Yo creo que voy a la que mejor cuida al atletismo, tienen en Mississippi el mejor grupo de fondo y medio fondo, este año con dos corredores que han hecho 3.40 en 1.500. Ya he hablado con el entrenador, que coincidí con él en Samorín, y me gusta cómo lo enfoca todo tanto en volumen de kilómetros como con las competiciones».

Además de por la familia, a Mario también le costó tomar la decisión por su entrenador Lucio Rodríguez, al que está muy unido y que además atraviesa ahora una dura enfermedad. «Él va a ser mi entrenador igual. Los campeonatos de Europa los voy a preparar con él y en verano estaré aquí con Lucio. Las temporadas al aire libre las haré con él. Lucio también entiende que una oportunidad así no la puedo dejar escapar», expresa el joven atleta, que señala que « a mis padres también les gusta la idea. Yo vengo de una familia humilde y gracias al atletismo estaremos fuera en Estados Unidos. Mi padre es albañil y mi madre ama de casa y de otra forma no nos lo podríamos permitir».

Pero como hasta finales del verano no se irá a Estados Unidos, Mario sigue centrando en su gran temporada en España. «El gran reto sigue siendo el Mundial en Finlandia. Primero iré a un mitin a Bélgica y allí espero hacer mi mejor marca de 1.500, y luego intentar bajarla de nuevo en el mitin Iberoamericano de Huelva. El 9 seguramente compita un 800 en Salamanca y espero bajar de la barrera mítica del 1.50. Si entro en el Mundial, el objetivo debe ser estar en la final y una vez allí intentar pelear las medallas, no puedo pedirme menos tal y cómo va la temporada», finaliza.

 

Fotos

Vídeos