BALONCESTO - LEB Plata

Lavado: «Hay que pedir perdón a la afición del CB Tormes porque no hemos estado a la altura»

Carlos Darío Lavado, a la derecha, junto al director deportivo del Fuenlabrada, Ferrán López. /MANUEL LAYA
Carlos Darío Lavado, a la derecha, junto al director deportivo del Fuenlabrada, Ferrán López. / MANUEL LAYA

El presidente del club dice ante el descenso que han cometido errores con una descompensada plantilla, los fichajes o el estilo de juego

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Desde el club ya se tenía asumido desde hace tiempo el descenso, pero este pasado domingo ya se hizo oficial de forma matemática que el CB Tormes pierde la LEB Plata a falta de cuatro jornadas para la conclusión de una decepcionante temporada en la que el equipo charro solo ha logrado cinco victorias. El acuerdo de vinculación con el Fuenlabrada de la ACB para recuperar el basket profesional en Salamanca ha naufragado en su primer año y así lo explica el presidente del CBTormes, Carlos Darío Lavado.

–¿Cómo se ha llegado a esta situación?

–La valoración es de mucha autocrítica, con bastantes errores que en una categoría como la LEBPlata se pagan. Tenemos que asumir desde la dirección deportiva y desde la gestión de club que hemos cometido muchos errores, unos por inexperiencia y otros por falta de buenas decisiones, que nos han llevado a tener una plantilla totalmente descompensada durante casi todo el año; luego sumamos las lesiones y desaciertos con los fichajes y eso nos lleva a las cinco victorias en una temporada que nos mandan al sitio que nos merecemos, no hay excusas. Perdimos algún partido de dos o de tres pero otros de mucho. Ahora hay que intentar dar buena imagen en los partidos que faltan.

–Se intentó reforzar el equipo con fichajes en invierno, pero no han dado el resultado esperado.

–Efectivamente, se intentó, se modificó el '3' y el pívot, pero no aportaron lo que necesitábamos. Además se juntó con la baja definitiva de Pere, la grave lesión de Antúnez... En toda la temporada ha estado la plantilla con los 12 jugadores. Pero la dirección deportiva tampoco acertó con los fichajes.

–Era un riesgo asumido tener un equipo tan joven desde el inicio.

–Sí, el riesgo y sufrimiento por ello estaba asumido. Se quería tener partidos de ritmo rápido y mucha anotación, posesiones cortas... pero cuando eres joven ese ritmo es bonito de jugar pero cuando no te entran te produce desasosiego y empezar a dudar de que ese es el mejor sistema. Siempre hemos jugado igual...

–¿Qué peso ha tenido el entrenador en todo esto?

–Es el máximo responsable de la plantilla, la configuró con los fichajes del Fuenlabrada y desde el club. Él tiene una apuesta clara por un tipo de baloncesto, por un tipo de jugadores que era la que tenía que haber resuelto la inexperiencia, pero que por lesiones o falta de comunicación o por falta de liderazgo a veces no se ha podido llevar a cabo. Tampoco hay que reportar una culpabilidad directa al entrenador pero sí a la dirección deportiva y al club a la hora de diseñar y planificar la temporada.

–La lástima es que algo que ha costado tanto recuperar para Salamanca, el baloncesto profesional, se pierda en solo un año.

–Sí, para nosotros es una pena. A las primeras de cambio no hemos sabido mantener esta categoría. A casi todos los equipos que ascienden les cuesta mucho y creo que un segundo año en la LEBPlata hubiese sido muy diferente. No ha sido así, no hemos tenido opciones porque a falta de cuatro jornadas ya estamos descendidos. No queda otra que volver a empezar para regresar cuanto antes a la LEBPlata, que es preciosa, de buena estructura y bastante profesional, con jugadores que han estado en ACBe incluso en la NBA.

–El CB Tormes no ha ganado fuera de casa en toda la temporada, una losa durísima de sobrellevar.

–Sí, es una losa muy importante. Es que en muchos partidos no hemos llegado a competir fuera, solo han sido cuatro o cinco pero ya en el primer cuarto nos han sacado de la cancha... Era una cosa con la que contábamos, no con no ganar ninguno. Luego en Salamanca sí que han sido casi todos igualados, pero es que el apoyo que hemos tenido desde la grada ha sido inmenso. Con la presión en contra no se ha sabido negociar.

–Si el club sale en EBA la próxima temporada, ¿seguirá vigente la vinculación con Fuenlabrada?

–La plaza es del CBTormes y el acuerdo con el Fuenlabrada era de la cesión de jugadores y de dirección deportiva siempre que se mantuviera el CBTormes en LEBPlata. En EBA este convenio ya no serviría. Si jugamos en EBA, que es en principio donde vamos a estar, habría que reescribir el convenio o ya no seguiría vigente.

–¿Podrá salir en EBA el club sin Fuenlabrada?

–Sí, creemos que sí. Los júnior del año pasado han hecho la temporada en la Universidad como cedidos, han jugado la fase de ascenso. Contaremos con jugadores que han estado en EBA fuera de Salamanca, y luego habría que fichar dos o tres jugadores para esa categoría.

–El reto es ahora al menos intentar no ser colistas por si en verano, como suele pasar habitualmente, hay plazas vacantes.

–Hemos tenido un par de reuniones con el Fuenlabrada y los jugadores en esta línea, de intentar no ser últimos por si hubiera plazas, esta categoría exige un esfuerzo económico importante. Es posible que haya plazas y sería importante no quedar últimos. Nosotros vamos a terminar la temporada sin deudas en LEBPlata, que es de las pocas cosas positivas que podemos sacar de la temporada y podríamos tener así algún margen para seguir. En casa queremos agradecer el apoyo a los socios y la afición en los dos últimos choques en casa y a ver si los sacamos adelante. Y si se puede dar la campanada fuera, mejor...

–En la plantilla solo había dos salmantinos, César no contaba y se fue por motivos laborales, y Pedro de la Calle ha tenido un papel testimonial.

–Entiendo que con entrenar a este nivel les habrá valido. En el caso de Pedro, además es una debilidad mía, creo que habría sido interesante que tuviera más minutos y espero que los tenga ahora porque será uno de los pilares para el año que viene.

–Por último, sin duda lo mejor del año ha sido la afición.

–Sin duda, hemos tenido partidos de 1.000 a 2.000 personas casi todos, ha sido espectacular, 500 abonados... Para muchos de los equipos que venían era una sorpresa encontrarse un pabellón con tanta historia en esta categoría con tanta gente. Hay que levantar la cabeza en los dos partidos de casa que quedan. En EBA será un paso atrás y les tenemos que pedir un perdón muy grande porque no hemos sabido estar a la altura.