Fútbol | Primera División

Todo el Real Valladolid contiene la respiración por Sandro

Sandro intenta controlar el balón ante el Betis./José Manuel Vidal-EFE
Sandro intenta controlar el balón ante el Betis. / José Manuel Vidal-EFE

El club espera conocer a lo largo de este martes el alcance de las lesiones del punta canario y de Alcaraz, que a buen seguro se perderán el partido del Bernabéu

J. A. Pardal
J. A. PARDALValladolid

La afición, el cuerpo técnico, la plantilla e incluso el propio Sandro Ramírez se estarán ya hoy mordiendo las uñas a la espera de un diagnóstico definitivo sobre la lesión, probablemente muscular, que el delantero se produjo el pasado domingo en el Benito Villamarín en el minuto 8 del encuentro, cuando fue arrollado por Joel Robles cuando intentaba aprovechar un gran balón en largo de Sergi Guardiola.

El futbolista canario tuvo que retirarse cuatro minutos después de esa acción del campo con problemas en los músculos isquiotibiales y las palabras de Sergio González en la rueda de prensa posterior a la victoria blanquivioleta en Sevilla no auguran ninguna buena noticia. «Es una lástima, pero pinta regular», se lamentó el técnico catalán, que aseguró que Sandro «es un futbolista que había venido con muchas ganas de rebelarse, de reivindicarse y era importante para nosotros. Esperemos que este parón no sea mucho tiempo, que no le afecte demasiado», dijo dejando en el aire un ambiente bastante pesimista respecto a la dolencia de la gran sensación de la pretemporada y el fichaje más ilusionante del club en lo que va de mercado.

Lo que se da por hecho, a la espera de que los médicos establezcan el cariz del problema y los plazos de recuperación, es que Sergi Guardiola estará acompañado por Enes Ünal en la punta de ataque el próximo sábado en la visita al Real Madrid con un banquillo tal vez ocupado por Stiven Plaza, si ha terminado su proceso de recuperación, o por el canterano Miguel de la Fuente, que ya tuvo algunos minutos el año pasado tanto en el Benito Villamarín como en el Wanda Metropolitano.

La otra lesión que dejó el primer partido de liga fue la de Rubén Alcaraz, uno de los hombres más utilizados por Sergio el pasado curso (jugó 34 de los 38 encuentros de LaLiga Santander y otro más en la Copa del Rey). El mediocentro barcelonés tuvo que salir del campo en el minuto 75 y lo hizo llevándose la mano al abductor de la pierna derecha, aunque los pronósticos en su caso parecen ser más benevolentes. «Tanto la lesión de Sandro como la de Rubén son un peaje importante a la victoria», aseguró un Sergio muy serio que reconoció que Alcaraz es un futbolista «básico» en su esquema.

Para suplir al mediocentro, Sergio tendrá la oportunidad de elegir entre Anuar, que de hecho entró al césped del Villamarín para suplir a su compañero lesionado, o darle la alternativa a Fede San Emeterio, que aún no ha debutado en Primera División y que no fue ni siquiera convocado para el partido frente al equipo de Rubi.

Ambos son bajas muy sensibles para un conjunto que en las poco más de dos semanas que quedan para el cierre del mercado de fichajes podría tener que replantearse su estrategia en función del diagnóstico de los médicos.