Incendio en La Cabrera: ceniza en el cielo y un sol teñido por el humo

MAPAMA

La ceniza caída del cielo y la intensa humareda visible desde varios kilómetros de distancia marcan la jornada en los pueblos afectados por el incendio de nivel 2 que afecta a los municipios leoneses de Truchas y Encinedo

D. ÁLVAREZ-LEONOTICIASEncinedo-León

El incendio forestal que desde este lunes afecta a los municipios de Truchas y Encinedo, en la comarca leonesa de La Cabrera, cubrió completamente de humo y ceniza los valles del entorno, donde trabajan en el día de hoy más de 300 miembros del dispositivo de extinción de la Junta junto a 100 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y 18 medios aéreos, según ha informado Leonoticias.

El fuego, que ya habría quemado cerca de 5.000 hectáreas según las primeras estimaciones, provocó este martes la evacuación de las localidades de Santa Eulalia de Cabrera y Villarino, aunque los vecinos pudieron regresar a sus domicilios con la caída de la noche.

En el epicentro de la catástrofe, la intensa humareda provocó que la visibilidad se viera reducida considerablemente. El olor a humo se hacía perceptible desde varios kilómetros de distancia y la continua caída de ceniza desde el cielo fue la tónica dominante de una mañana, marcada por el paso ininterrumpido de los integrantes del dispositivo de extinción.

Mientras los medios aéreos descargaban agua sobre los diversos frentes del incendio, los efectivos desplegados sobre el terreno intentaban impedir que las llamas se propagasen al otro lado de la carretera que une La Baña con Encinedo. Además, algunos vecinos de la zona expresaron su preocupación esta mañana por el hecho de que la llegada del fuego a las antenas de telecomunicación esparcidas por los montes del entorno pudiesen provocar la caída de los servicios de telefonía en el área afectada, lo que dejaría a los habitantes de la zona sin posibilidad de comunicarse por vía telefónica.

Sospechas de un vecino

En el núcleo de Encinedo, Alberto González, vecino de la población, lamentó hoy las consecuencias de un fuego que ha afectado a una enorme extensión de terreno, en un área de alto valor ecológico. «Esto es nuestro oxígeno», explicó, apenado ante el paisaje calcinado por las llamas. González mostró sus sospechas acerca de la autoría del incendio, que atribuyó a «un vecino de Losadilla». «Todos lo conocemos, pero no podemos hacer nada», reprochó.

En esa línea, el vecino criticó la «tardanza» de los medios de extinción para acudir al foco de las llamas. «Esto empezó el lunes por la tarde y se podría haber solucionado con unas cuantas máquinas si hubieran empezado a tiempo», criticó. Al respecto, reprochó también que los medios aéreos no trabajasen en la zona hasta pasadas las 11 horas de la mañana de ayer, un hecho que tuvo que ver con el fenómeno de inversión térmica que provocó que el humo ascendiera rápidamente, impidiendo la visibilidad de los equipos de extinción.

Sin daño en las viviendas

Por su parte, el alcalde de Encinedo, José Manuel Moro, aseguró que «todas las opiniones son respetables» aunque consideró que el operativo contra incendios «ha actuado debidamente en circunstancias muy adversas». «Los vecinos no nos ponemos delante del fuego», explicó Moro, que valoró que el dispositivo de lucha contra el fuego ha contado con «todos los medios posibles». «Afortunadamente no se ha producido ningún daño en las viviendas», recordó el regidor.

En la misma línea, el alcalde de Truchas, Francisco Simón, explicó que los esfuerzos del operativo se centran ahora en sofocar el frente más cercano a la localidad de Truchillas. «El pueblo está afectado sobre todo por el humo, no tanto por las llamas», explicó el regidor, que aseguró que el fuego quedó «estabilizado» alrededor de las 2 horas de la madrugada de este miércoles. «Esperemos a ver la evolución a lo largo de la mañana para ver si tenemos que actuar allí», adelantó.

Más información