GP Mexico

Ricciardo se reivindica con una pole que olía a Verstappen

Ricciardo, durante la clasificación./REUTERS
Ricciardo, durante la clasificación. / REUTERS

El australiano consigue una inesperada pole por delante del gran dominador de lo que iba de fin de semana, su compañero Verstappen, con Hamilton buscando el pentacampeonato desde la tercera posición y Sainz 8º y Alonso 12º

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Pocos pilotos despierten más simpatía en el paddock que Daniel Ricciardo. Será por su sonrisa perenne, por su capacidad para sacar bromas de cualquier circunstancia, por su dignidad en la pista (incluso pese a verse defenestrado por su propio equipo) o simplemente por pura empatía. Sea por lo que sea, este sábado casi todos en el repleto circuito de México estallaron de júbilo al ver la tabla de tiempos después de una intensa Q3 y que el nombre del australiano estaba en lo más alto.

El único al que nadie le podía toser nada más acabar la sesión de clasificación era Max Verstappen. Fue la gran víctima de Ricciardo, toda vez que venía como el gran favorito para la pole y prácticamente ya saboreaba convertirse en el poleman más joven de la historia, hito que se quedará en manos de Sebastian Vettel por el momento. El holandés había sido el mejor tanto en los libres del viernes como en los caóticos del sábado, marcados por la lluvia con la que recibió el circuito a los pilotos por la mañana en Ciudad de México.

Las 26 milésimas que le apartaron de la gloria de un sábado (Verstappen aún no sabe lo que es marcar una pole), sin embargo, no le apartan del papel de favorito para la carrera. Esta vez no habrá mucho juego estratégico de inicio, ya que tanto los Red Bull como los Mercedes y los Ferrari apostaron por los ultrablandos en sus vueltas de la Q2, así que se la jugarán con las mismas cartas de arranque.

Lo que confirmó esta clasificación es que, a más de 2.000 metros de altitud donde las mecánicas suelen sufrir, los equipos motorizados por Renault han encontrado un punto óptimo. Red Bull ha sido el gran beneficiado, ya que no sólo han demostrado que sus chasis se adapta a las mil maravillas al nuevo Autódromo Hermanos Rodríguez, sino que además son capaces de pelear de tú a tú con los Mercedes y los Ferrari. De hecho, esta primera fila que coparán en la arrancada de la carrera de este domingo es algo que no conseguían desde que se introdujo el factor híbrido a la Fórmula 1: hay que remontarse a Estados Unidos 2013 para ver el último doblete de la escudería de las bebidas energéticas en una parrilla.

Más allá de la batalla de México en sí, lo que se juega este domingo en la carrera es el título. Y a Lewis Hamilton se le pone muy de cara. El británico no ha sido primero en todo el fin de semana (ni en los libres ni en ninguna de las tandas de la clasificación), y sin embargo está en una posición que muchos firmarían: tiene a tiro su quinto campeonato del mundo. La tercera posición desde la que arrancará este domingo es más que suficiente para consumar lo que la lógica y las previsiones ya le dieron hace unas cuantas carreras. De hecho, se puede cuatro puestos que, aun así seguiría siendo campeón al finalizar la carrera. Incluso retirarse le valdría, siempre que los Red Bull aguanten a Vettel.

Y es que el alemán no ha dado la talla, ni mucho menos. Los Ferrari no van tan bien como en Austin, y el cuarto tiempo que marcó el alemán de la Scuderia está muy lejos de lo que necesita para mantener vivas sus opciones matemáticas. Sólo si hace una de las carreras de su vida y la suerte le acompaña, privará a Hamilton de la reedición de la fiesta de campeón, ya que fue aquí donde se proclamó tetracampeón.

Sainz y Alonso, a por los puntos

Suena al 'día de la marmota', pero tanto a Alonso como a Sainz les toca barrer hacia el mismo lado, y prácticamente desde los mismos sitios. El madrileño llegó a la Q3 sin mayores dificultades, donde consiguió una buena 8ª plaza al superar a los Sauber. Aunque sus sensaciones no fueron tan buenas (se quejó de sobreviraje) como en los libres del viernes o del sábado, tiene una buena oportunidad de amarrar unos buenos puntos.

Peor le fue a Fernando Alonso, como estaba previsto. El asturiano pasó de la Q1 con el 14º tiempo, 'in extremis' después de que le quitaran el primer tiempo por pasarse en la temida curva 11 (algo de lo que ya estaban avisados los pilotos previamente). En la vuelta definitiva de la Q2, algo beneficiado porque los Force India no montaron neumáticos hiperblandos pensando en la carrera, consiguió colarse en el 12º puesto final, lugar desde el que buscará un 'top 10'. Antes de la carrera, el ruidoso público mexicano ya está avisado para hacerle un homenaje por su retirada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos