Javi Guerra rompe la marca española en el maratón de Madrid: «Es como si hubiese ganado»

Javi Guerra, eufórico a su llegada a la meta. /El Norte
Javi Guerra, eufórico a su llegada a la meta. / El Norte

El atleta segoviano, a un año de Tokio 2020, rebaja en dos minutos el anterior mejor tiempo, de Chema Martínez, y queda quinto

EFEMadrid

Las calles de Madrid se han llenado de corredores para disfrutar de un maratón que se preveía como 'rompepiernas' pero que al final ha supuesto la reivindicación de varios de los grandes favoritos para la carrera que ha paralizado Madrid por los cortes de tráfico. El keniano Reuben Kerio, con un ataque a cinco kilómetros de meta, y la etíope Shasho Insermu, en solitario desde el 15, pulverizaron, con marcas de 2h08:18 y 2h26:24 los récords del maratón de Madrid, en el que el segoviano Javi Guerra -quinto- ha logrado el mejor registro español de la historia con 2h10:19, mínima olímpica. Los kenianos Kipkemoi Kipsang, segundo con 2h08:58, y Kiprotich Kirui, tercero con 2h09:05, también corrieron por debajo del récord anterior, y Guerra mejoró en dos minutos la marca que en 2008 le dio el triunfo al madrileño Chema Martínez.

Guerra, radiante de alegría, se envolvió en la bandera española después de cruzar la meta con un tiempo que mejoraba, incluso, sus previsiones más optimistas en un trazado tan duro como el madrileño y a una altitud superior a los 600 metros. Ha sido el debut soñado en Madrid del mejor maratonista español de la actualidad (su mejor marca es 2h08:36). «Estoy supercontento. Hacer 2h10 en Madrid para mí era casi impensable. Sobre todo el paso del medio maratón en 1h03:48, que me ha asustado muchísimo, pero venía muy mentalizado. Lo más duro ha sido cuando me he quedado solo en la Casa de Campo, pero he tirado de cabeza, he visto que empezaban a pinchar y la llegada ha sido apoteósica», relató Guerra en la meta. Con la marca que obtuvo hoy, Guerra habría ganado todas las ediciones del maratón madrileño menos tres. «Sabía que estaba muy bien, lo había preparado con mucho cariño, entrenando en Madrid, en la Casa de Campo, subidas y bajadas. Luego había que echarle valor y tener mucha sangre fría. He terminado quinto pero para mí es como si hubiese ganado», subrayó.

«He notado mucho el calor del público. En la parte final me ha ayudado muchísimo, y luego ese baño de gloria en el último 700. Quería disfrutarlo, vivir este momento con mi gente. Habrá que celebrarlo con mi familia y los amigos. Algún dulce seguro que va a caer», anticipó. Con respecto a sus próximos retos, el segoviano precisó: «Me he quitado un peso de encima, al hacer la mínima olímpica. Bajar de 2h11:30 en Madrid era complicado. Tenemos el Mundial de Doha, pero la vista está puesta en los Juegos Olímpicos de Tokio. Tengo que quitarme esa espina que tengo clavada al no poder competir en Río. El gran objetivo es Tokio 2020», aseguró.

Insermu ganó por quinta vez un maratón y causó todavía más destrozos en el récord femenino de adrid, rebajándolo en más cuatro minutos. También la segunda, su compatriota Tsegaye, segunda con 2h27:06, corrió por debajo del récord madrileño. Los récords del maratón de Madrid estaban en poder de los kenianos Ezekiel Chebii (2h09:15 en 2014) y Valentine Jepkorir Kipketer (2h30:40 en 2018).

Media maratón

El barcelonés Carles Castillejo y la leonesa Nuria Lugueros consiguieron sendas victorias en la distancia de medio maratón, carrera que compartía salida y meta con el maratón de Madrid. Castillejo, campeón de España de la prueba en 2015, se impuso con un tiempo de 1h06:28, seguido, a 3:36 minutos, de Quentin Cau y de Fernando González, a 3:52. En mujeres, Nuria Lugueros debutó en la distancia con una victoria en 1h15:11, muy por delante de Diana Martín (1h18:36) y de Krystalanne Curwood (1h18.47). Con anterioridad, Carlos Mayo había conseguido su tercera victoria en los 10K, primera carrera del programa del maratón de Madrid, que en la rama femenina tuvo como vencedora a la toledana Irene Sánchez-Escribano.

Después de varios meses sin competir por culpa de las lesiones, Mayo, que ya fue el ganador en 2016 y 2017, recuperó la senda de la victoria en Madrid. Se fue solo desde el tercer kilómetro y acabó en 29:51. Le acompañaron en el podio Alex Jiménez y Francisco Domínguez. Irene se impuso con un registro de 33:58, la segunda mejor marca en diez ediciones, sólo por detrás de los 32:33 de la portuguesa Sara Moreira en 2011. Subieron al podio con la toledana Marta Pérez y la ganadora anterior, la alcarreña Ana Lozano, que en el último kilómetro no pudieron seguir a la obstaculista. Ocho mil corredores abrieron a las 8.00 horas la jornada atlética participando en la carrera de 10 kilómetros, incorporada en 2010 al programa del maratón de Madrid con un ilustre ganador, el etíope Haile Gebrselassie, con la marca de 28:56 minutos que al cabo de nueve años continúa siendo el récord de la prueba.