El Naturpellet apela al músculo del Pedro Delgado ante Santa Coloma

Chus conduce el balón en el encuentro ante Palma, en el pabellón Pedro Delgado. /Antonio Tanarro
Chus conduce el balón en el encuentro ante Palma, en el pabellón Pedro Delgado. / Antonio Tanarro

La plantilla, que el lunes cumple tres meses sin cobrar, juega un duelo clave por la salvación con un calendario favorable

LUIS JAVIER GONZÁLEZSegovia

En las peores circunstancias, la plantilla del Naturpellet Segovia se ha ganado su oportunidad para salvar la categoría, un objetivo que el contexto deportivo, laboral y económico presente obligaría a catalogar de hazaña. El equipo pasó en apenas dos horas el pasado sábado de verse a ocho puntos de la permanencia y enterrar sus bazas, a acercarse a dos y disfrutar de un calendario más favorable, obviando un día a día que difícilmente podría ser más desfavorable. «Es un milagro que estemos compitiendo como estamos compitiendo y que la plantilla esté trabajando como lo está haciendo, intentando entendernos. Hacemos lo que podemos para que la cabeza la tengamos lo más centrada posible en la competición. Cuando llegan los 40 minutos, los problemas del día a día se olvidan, por lo menos mientras el partido está igualado», subraya su técnico, Diego Gacimartín.

La plantilla que el lunes acumulará tres meses sin cobrar recibe este sábado al Industrias Santa Coloma en el Pedro Delgado (18:30 horas). El clásico catalán ante el que Caja Segovia ganó su única liga completa el reparto en otro duelo igual de crucial. No está en juego un título, sino la supervivencia.

La reunión de la nueva directiva, presidida por José Luis Herrero, el miércoles con la plantilla confirmó el diagnóstico. «Que la situación es complicada lo intuíamos antes de que bajaran y ahora lo han corroborado. Es cuestión de tiempo, al final todo cae por su propio peso», resume con un tono cristalino Gacimartín. La respuesta es clara: todo sigue igual en el tema económico. «La directiva sabe que es una situación complicada, que lo que está pasando no es ni medio normal y que van a intentar hacer lo posible para acabar de la mejor manera».

El Santa Coloma, duodécimo, está en toda lógica salvado, con siete puntos sobre el descenso y rivales de por medio. «Es un equipo joven como nosotros, basa su dominio en situación de uno contra uno de Pol Pacheco o Ximbinha, los jugadores más desequilibrantes. Es un equipo con llegada y gol, muy atrevido en el juego posicional. Son situaciones que tenemos que intentar manejar para no facilitar su ataque», les define Gacimartín. Desde el 1-1 de la primera vuelta en tierras catalanas, el Santa Coloma suma un triunfo en 14 partidos, a los que apenas añade cuatro empates. No gana desde el 26 de enero y solo su buen tramo inicial de competición le aleja estadísticamente de la quema. «Nosotros tenemos que centrarnos en qué es lo que podemos hacer después de los tres puntos del otro día, que van a ser buenos si nos capaces de sacar estos tres también».

Sin ninguna garantía laboral, la plantilla a la que nadie habría podido recriminar nada si hubiera tirado la toalla hace dos meses está más viva que nunca, pese al complicado clima. En el apartado físico, salvo las molestias de Nico y la progresiva recuperación de Alberto, Gacimartín podrá repetir la convocatoria del triunfo el pasado sábado en Ferrol (3-4), con Monir, tocado. El panorama sonríe porque tres de sus últimos cuatro rivales están en los cinco últimos puestos de la tabla.

El calendario, en una realidad paralela de olvidar los impagos y las consecuencias personales en cada jugador, da muchas opciones a los segovianos. Valdepeñas, que marca la salvación con 19 puntos, tiene que jugar ante Inter, Barça y Ribera en las tres próximas jornadas. El Naturpellet visitará a Antequera –llegaría casi sin opciones si no vence hoy al Barça– y recibirá a Osasuna Magna. Si los segovianos sumaran seis puntos más que los manchegos en ese tramo, lograrían la salvación antes del duelo con el que cerrarán la temporada en Valdepeñas.

El pabellón apunta a su mejor entrada de la temporada

El club espera la mejor entrada de la temporada. Entre 500 y 600 escolares procedentes de las escuelas deportivas y los clubes de la provincia han sido invitados al encuentro por el Día de la Provincia. A ello se unen entradas más baratas: cinco euros la adulta, tres la infantil. Y la inercia por el triunfo en Ferrol. «Todos los condicionantes invitan a que el pabellón esté lleno y que nos ayuden a conseguir los tres puntos», apunta Gacimartín. Varios grupos de aficionados planteaban en la jornada de ayer la posibilidad de recibir al equipo a su llegada al pabellón, en torno a las 16:45 horas.

«Hace una semana podíamos habernos quedado lejos y todo cambia. Valdepeñas, O Parrulo (20 puntos) o Antequera (14 puntos) tienen rivales difíciles, pero también nuestros partidos son complicados. No queremos llegar a la última jornada a jugárnosla con Valdepeñas porque sabemos que va a ser muy complicado, pero si eso nos posibilita poder estar, sería una buena opción depender de nosotros mismos», analiza el técnico. ¿Firma jugárselo en Valdepeñas? «Claro, ¿quién no lo firmaba? Si dependemos de nosotros en el último partido, es cara y cruz, no hay más. Confiemos en que podamos ir sumando anteriormente para que en esa última jornada vayamos tranquilos. Cuantos más puntos ganemos,, deportivamente, estar en Primera División». Resulta clave el matiz, deportivamente. Lo único que pueden controlar.