Iago: «Nuestra responsabilidad es dejar al equipo en Primera»

Iago Rodríguez pelea el esférico ante un rival de Palma en el Pedro Delgado. /Antonio Tanarro
Iago Rodríguez pelea el esférico ante un rival de Palma en el Pedro Delgado. / Antonio Tanarro

El jugador del Naturpellet agradece que la nueva directiva se haya reunido con la plantilla pero no espera grandes cambios

L. J. G. Segovia

Iago Rodríguez habló ayer muy claro tras la reunión del miércoles entre la plantilla y la nueva directiva del Naturpellet Segovia, presidida por José Luis Herrero. «La situación es súper complicada. Le agradecemos a la directiva que está ahora que por lo menos dé la cara porque llevamos ocho meses con problemas de pago y sin una persona a la que poder dirigirnos, que es lo que nos preocupaba. Sabemos que la cosa prácticamente no va a cambiar, pero ya hemos asimilado la situación que hay. Es triste, pero nuestra responsabilidad es dejar el equipo en primera y lo que pase a final de año con el club ya no es cuestión nuestra».

El gallego habló de un año muy complicado y subrayó sus ganas de acabar estos cuatro partidos y que el equipo salve la categoría. «Es lo que pase por mi mente». También describió como afectan los impagos al día a día. «No vienes con la actitud muchas veces adecuada. O vienes con una actitud buena y ves a un compañero que lo está pasando mal porque no tiene dinero para pagar el alquiler. Como dicen, lo malo se coge todo. No les puedes decir a un compañero que llevará tres meses sin cobrar la semana que viene que entrene y apriete».

De ahí, insistió, el mérito de un equipo que pasó el sábado pasado de poder estar a ocho puntos de la permanencia a recortar la distancia a tan solo dos, con un calendario más favorable que Valdepeñas. «Es una locura lo que está haciendo este equipo. Pese a las adversidades, nadie daba un duro por nosotros y estamos a dos puntos de la salvación».

La visita este sábado del Santa Coloma, que viene en un momento negativo de resultados, representa una oportunidad para los segovianos pese a su circunstancia laboral. «Tenemos que saber administrar la ansiedad por los que nos jugamos y eso nos puede penalizar. Tenemos que intentar ponerlo todo porque no dudo que va a ser la mejor entrada de la temporada. Tenemos que controlar la motivación y dirigirla hacia la portería rival. Son 40 minutos y tenemos que ir a muerte».

La situación crítica, así definida por el entrenador del Naturpellet, Diego Gacimartín, ha fortalecido a un vestuario unido. «Cuando estás en un barco que se hunde, todo el mundo echa un cable para tirarlo para arriba. Sabemos que el barco se hunde, pero desde que pasó esto el grupo se ha unido mucho. Estoy convencido de que con otros jugadores con más calidad esta situación no habría sido posible. Otro equipo estaría muchísimo peor», aseguró Iago, humilde y reivindicativo.