'Los 100 de la Nava' vuelve a reunir a cerca de 500 participantes

Uno de los participantes, en el paraje del Tormejón, con su ermita al fondo./F. de la Calle
Uno de los participantes, en el paraje del Tormejón, con su ermita al fondo. / F. de la Calle

La prueba, que tuvo nuevamente un carácter solidario, destaca por la belleza de los paisajes naturales de su recorrido

FERNANDO DE LA CALLENava de la Asunción

El club deportivo Navabike se ha mostrado muy satisfecho con el resultado de la undécima edición de su tradicional marcha ciclista anual 'Los Cien de La Nava', celebrada el pasado domingo con un recorrido por diversas localidades de la provincia. La prueba, nuevamente tuvo un carácter solidario y la organización pudo entregar un cheque de 450 euros a beneficio de Cruz Roja Española, recaudado gracias a las inscripciones de todos los participantes.

«Este año, era una edición muy especial tras lo ocurrido el año pasado con el fallecimiento de Fran de Vicente, por eso el CD Navabike quiso hacer un pequeño homenaje antes de la salida. Se procedió a la entrega de un ramo de flores a la familia, posterior proyección de un vídeo en su recuerdo durante el minuto de silencio y uno de los regalos de marcha iba dedicado a su memoria» señalan desde el club Navabike.

Los 100 de La Nava es una marcha cicloturista no competitiva, con tres recorridos libres para todos los niveles, el recorrido Oro de 108 kilómetros, el Plata de 88, y el Bronce de 65. «Es una marcha divertida, rompepiernas, con continuas subidas y bajadas, algunas con pendiente importantes» comenta Roberto García, presidente de Navabike, recordando también el éxito anual de esta convocatoria,con cerca de 500 participantes, que se basa entre otros aspectos, en los parajes naturales que se recorren.

«Son algunos de los parajes más singulares de nuestra comarca, como las riberas del Eresma, subida Escarpias, molino Berral, paraje Costanzana, Senda del Ayer, Cañada Real de las Merinas, Molino del Arco, con su peculiar puente de madera sobre el río Eresma, el precioso y divertido monte de Carbonero, Vía Verde, paraje del Tormejón con la subida a su ermita, Camino de Santiago, Peña Pinilla y Cerro San Isidro, con sus petroglifos, un conjunto excepcional de arte rupestre en pleno campo, en mitad de la Campiña Segoviana, con unas rocas con grabados de escenas procedentes del Paleolítico. En definitiva, una gran variedad de paisajes, para el deleite y disfrute de todos los participantes y el cada vez más numeroso público asistente que se iban colocando en distintos puntos estratégicos a lo largo del recorrido».

La prueba tuvo su inicio a las 8:45 de la mañana, con una salida neutralizada por las calles de Nava de la Asunción y como ya va siendo habitual, con numeroso público animando al paso de los ciclistas. Tras la realización de los diferentes recorridos, los últimos participantes entraron en meta a la hora prevista, poco después de las tres de la tarde. «Todo un mérito para los 450 ganadores, pues el mayor premio es cruzar la línea de meta independientemente del tiempo empleado. Esta es la esencia de Navabike», señalaron los responsables de la prueba.

Después de la ducha de rigor y el masaje, todos juntos disfrutaron de la comida final de confraternización, una paella para todos los participantes y colaboradores. Posteriormente se realizó la entrega de premios, entre otros, al participante más veterano de 65 años, al más joven de 18 años, al más lejano, de Orihuela y al equipo más numeroso, el CC Vintorobike, de la localidad zamorana de Toro. El acto final de esta jornada fue el sorteo de regalos gracias a los patrocinadores, con el regalo estrella de una bicicleta de montaña valorada en 500 euros.

«Navabike quiere agradecer el apoyo y colaboración del Ayuntamiento de Nava de la Asunción, Protección Civil La Granja y Cruz Roja Española. Mención especial a los voluntarios, amigos y familiares, un total de casi 100 personas ubicadas a lo largo de todo el recorrido, cruces de carretera, zonas de peligro y avituallamientos, en todo momento mirando por los participantes y velando por la seguridad de la marcha. Una labor encomiable que sin ellos Los 100 de La Nava no sería posible» concluye el presidente de Navabike.

Cabe destacar el buen tiempo predominante durante toda la jornada, ideal para la práctica del ciclismo, la ausencia de asistencia sanitaria de gran importancia y la satisfacción de la organización por el trabajo realizado.