https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Tiempo de turrón, también para niños

Los autores del turrón, con las manos en la masa. /Fotos de Silvia G. Rojo
Los autores del turrón, con las manos en la masa. / Fotos de Silvia G. Rojo

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

Laia, Candela, Adrián y Manuel aceptan el reto y por una tarde se convierten en pasteleros, más concretamente, en turroneros. La época así lo requiere. Ante sus ojos y, sobre todo, entre sus manos, masas, almendras, pistachos o chocolate, buenas materias primas para obtener el resultado deseado.

Las puertas de su obrador las abre José Corchete, el propietario de Pastelería Etreros, uno de los establecimientos de referencia en Ciudad Rodrigo por calidad y tradición, pues esta empresa familiar data del año 1905.

Los niños reconocen que jamás se habían visto con las manos en la masa. «Nunca había hecho esto», afirma Adrián, pero sí que identifican los repelados, pastas de té o los propios turrones como algunos de sus productos favoritos. «Lo turrones los he probado de peta zeta y de gominolas», afirma Manuel, y rápidamente el propietario aclara que «elaboramos entre 15 y18 variedades y es verdad que sí que se hacen estos turrones, pero casi más como un guiño a los niños, no porque sean unos turrones especialmente demandados por el público en general».

Parece, al menos en esta pastelería, que los turrones más del gusto del cliente son los de chocolate con naranja o pan de Cádiz.

El momento más divertido llega a la hora de manejar la masa, y rápidamente las niñas piden su espacio. «Ahora nos toca a nosotras hacer esto», insiste Candela, quien intenta familiarizarse con la textura. Laia no ve el momento de quitarse algo tan pegajoso de las manos, y la única solución es la de pasar las manos por el agua.

Paciencia tienen poca y quieren ver los resultados rápidamente, y en esto de los turrones «todo tiene su momento», concluye José.