https://static.elnortedecastilla.es/www/menu/img/degustacastillayleon-desktop.jpg

Grandes pizzas para pequeños cocineros

Los jóvenes cocineros, Orgullosos de lo elaborado con sus propias manos. /Silvia G. Rojo
Los jóvenes cocineros, Orgullosos de lo elaborado con sus propias manos. / Silvia G. Rojo

La cocina del restaurante La Veinte del hotel Conde Rodrigo (Ciudad Rodrigo) revela los secretos de Italia a los niños

Silvia G. Rojo
SILVIA G. ROJOCiudad Rodrigo

Nicolás, Marta, Blanca, Silvia y Ángel son los principales protagonistas de esta clase de cocina en la que el objetivo no era otro que el de elaborar unas sabrosas pizzas. Eso sí, aunque el punto de partida fuera el mismo para todos, los jóvenes cocineros se permitieron el lujo de variar sabores en función de sus gustos culinarios.

Belisario Garduño, el jefe de cocina del restaurante La Veinte y Begoña Gómez fueron los encargados de guiar a estos aprendices a los que en primer lugar se les insistió en la importancia de lavarse las manos para manipular los alimentos. Ellos esperaban otros detalles, que también fueron apareciendo como la técnica para estirar la masa, y según manifestaron, hubo unanimidad en las opiniones, hacer la masa de 33 centímetros resultó «fácil», además de «chulo y guay».

La pequeña Silvia saca la pizza del horno.
La pequeña Silvia saca la pizza del horno. / Silvia G. Rojo

El verdadero problema en todo este proceso apareció en dos momentos concretos: a la hora de meter la pizza en el horno a 340 grados y sacarla pasados unos tres minutos. «Eso no es tan fácil», reconocía Blanca, que al igual que el resto de los compañeros no dudó, bajo tutela, en ejecutar esta doble tarea, en la que parece que el pulso puede llegar a jugar una mala pasada. Después de estirar la masa elaborada con harina procedente de Italia, agua, levadura y un poquito de sal, se les explicó que la masa se estira sin tocar el centro, solo los bordes. Quizá parte del secreto del resultado, una vez probadas las pizzas tanto por los niños como por sus acompañantes, esté en que esa masa había estado fermentando durante 48 horas.

Tomate, queso mozarella, jamón york o bacon se fueron añadiendo poco a poco a cada una de las pizzas, todo de manera muy didáctica y sencilla, y ya que ellos eran los cocineros, contaban con vía libre para poder elegir.

En algún momento estos jóvenes descubrirán que el restaurante La Veinte se identifica por mezclar la cocina italiana con productos de la zona, así que tenían en sus manos la oportunidad de elaborar una cuatro quesos con dos italianos y dos autóctonos: uno de Arribes y otro de Ciudad Rodrigo, tal y como aparece en la carta.

El orgullo se notaba en las caras de los niños una vez que comprobaron el resultado, tanto por la presencia como por el sabor. Al menos buena cuenta dieron de las pizzas.

La Veinte se ha creado con motivo del 40 aniversario del hotel Conde Rodrigo.

Ángel, Nicolás, Silvia, Blanca y Marta elaboraron sabrosas pizzas según sus gustos.
Ángel, Nicolás, Silvia, Blanca y Marta elaboraron sabrosas pizzas según sus gustos. / Silvia G. Rojo